Escúchenos en línea

Presupuesto boliviano entra en vigor pese a trabas opositoras

Prensa Latina. Desde La Paz. | 2 de Enero de 2008 a las 00:00
El presupuesto nacional de Bolivia entró este miércoles en vigor tras su aprobación por decreto supremo y en cumplimiento de la Constitución, pese a las trabas opositoras en el Senado. La mayoría opositora en la cámara alta pretendía imponer ciertas modificaciones que acabarían con trascendentales proyectos sociales, como el pago de una pensión vitalicia a la vejez. Pero según el artículo 147 de la carta magna, 60 días después de su remisión al Congreso Nacional, el proyecto presupuestario adquiere fuerza de ley. El plazo expiraba el pasado viernes 28, por ello el presidente Evo Morales anunció este sábado que el presupuesto para el 2008 quedaba plenamente garantizado. "No tenemos otra alternativa que aplicar las normas vigentes dada la demora del Senado en la aprobación correspondiente de dicho presupuesto", explicó el mandatario de origen aymara. Morales reiteró que como gobierno legalmente electo está en condiciones de aplicar las normas vigentes en favor de los bolivianos. El Ejecutivo remitió su proyecto al Congreso en octubre último, los diputados lo aprobaron en detalle el pasado 18 de diciembre y lo remitieron al Senado, dominado por la oposición. En dicha instancia legislativa, los adversarios del presidente Morales objetaron el presupuesto e incluso presentaron su propia propuesta. La ya vigente ley presupuestaria establece una nueva distribución de los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), para garantizar el pago de la Renta Dignidad a los mayores de 60 años. Por su parte, los municipios se benefician con unos 824 millones de dólares destinados a mejorar la ejecución de sus obras. Las nueve prefecturas disminuyeron su presupuesto casi en un 10 por ciento (unos 162 millones de dólares), sin que ello signifique una reducción en sus recursos, sino una modificación en la administración de los mismos.

Descarga la aplicación

en google play en google play