Escúchenos en línea

Atribuyen violencia a la policía de Puerto Rico

San Juan. Por Néstor Rosa-Marbrell/PL | 22 de Febrero de 2018 a las 09:31

La Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal responsabilizó este jueves a la policía de Puerto Rico por las situaciones violentas ocurridas el año pasado, durante el paro nacional del Primero de Mayo.

El planteamiento surge de los portavoces de la Concertación Puertorriqueña en reacción a un informe del monitor federal de la policía, Arnaldo Claudio, en el que además se acusa al ministro de Seguridad Pública, Héctor M. Pesquera, de actuar en ese momento de modo ilegal.

Lo revelado en la víspera como parte del informe del monitor federal reafirma, según los portavoces, la denuncia hecha al terminar la actividad del Primero de Mayo pasado: que la policía de Puerto Rico había incumplido los acuerdos con las organizaciones convocantes.

La expresidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Ana Irma Rivera Lassén, el activista José Tato Rivera Santana, la sindicalista Luisa Acevedo y el reverendo Juan A. Vera Méndez opinaron que las actuaciones de la Policía en algunos momentos iniciaron la situación violenta que surgió cuando la concentración había terminado.

La marcha del paro nacional, que sirvió para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores, tuvo como objetivo la realización de diversas actividades y una gran concentración en repudio a las medidas impositivas y de austeridad del gobierno y de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), impuesta por Washington, en defensa de los derechos laborales, de la educación pública y la dignidad del pueblo.

'Fue una marcha exitosa donde acudieron miles de personas pero la Policía estuvo anunciando dos días antes que habría problemas y no tenemos duda que la propia Policía formó parte de los problemas de manera planificada', adujeron.

Al disolverse la manifestación, en la que tuvieron un protagonismo los estudiantes de la estatal Universidad de Puerto Rico (UPR), que se hallaban en huelga en contra del alza del costo de los estudios y el desmantelamiento del sistema público, se produjo un violento incidente en el cual se destruyeron cristales de la sede central del Banco Popular, principal del país.

Como consecuencia, aún permanece presa en la cárcel federal, sin derecho a fianza ni que se haya dictado sentencia, la excampeona nacional ecuestre Nina Droz Franco, descrita por sus compañeros como una prisionera política con la cual las autoridades de Estados Unidos desean enviar un mensaje a aquellos que repudian su dominación imperial de casi 120 años en esta isla del Caribe.


Descarga la aplicación

en google play en google play