Escúchenos en línea

Energía, instrumento clave para consolidar el Alba

ABN. Desde Caracas. | 22 de Enero de 2008 a las 00:00
El potencial energético que tiene Venezuela es uno de los instrumentos principales para promover la integración de los pueblos de América mediante la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba). Es importante recordar que durante la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe, celebrada en la isla de Margarita en diciembre de 2001, el primer mandatario Hugo Chávez formuló, por primera vez, la propuesta de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América (Alba). El Alba es una iniciativa de integración de los países de Latinoamérica y el Caribe, promovida por el Gobierno Bolivariano e inspirada en el más grande sueño del Libertador Simón Bolívar: “ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria”. A partir de ese momento esta iniciativa se fue consolidando. En la actualidad la conforman Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, países que han suscrito diversos acuerdos dentro de las políticas de este mecanismo de cooperación, además de sostener reuniones en muchas oportunidades a fin de construir las bases sólidas de la integración regional. El Gobierno Bolivariano impulsa la iniciativa de Petroamérica, una propuesta de integración energética de los pueblos del continente en el contexto del Alba y fundamentada en los principios de solidaridad y complementariedad de los países en el uso justo y democrático de los recursos en el desarrollo de sus pueblos. El portal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) reseña que Petroamérica está concebida como un habilitador geopolítico orientado hacia el establecimiento de mecanismos de cooperación e integración, al utilizar los recursos energéticos de las regiones del caribe, Centroamérica y Suramérica, como base para el mejoramiento socioeconómico de los pueblos del continente. Para lograr una verdadera unión regional y hacer realidad la concreción de esta iniciativa se constituyeron otros mecanismos sub-regionales como: Petrosur, Petrocaribe y Petroandina. El proyecto de Petrosur lo agrupan Argentina, Brasil, Venezuela y Uruguay; Petrocaribe, cuyo nacimiento fue suscrito por 14 países de la región caribeña; y Petroandina, propuesta a los países que conforman la Comunidad Andina (Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela). La iniciativa de Petrosur reconoce la importancia de fomentar cooperación y alianzas estratégicas entre las compañías petroleras estatales de Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela: Petróleos Brasileños (Petrobras), Energía Argentina S.A. (Enarsa); Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) y Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) para que desarrollen de manera integral negocios en toda la cadena de los hidrocarburos. Con Petrosur se busca minimizar los efectos negativos que sobre los países de la región tienen los costos de la energía originados por factores especulativos y geopolíticos, mediante la disminución de los costos de las transacciones (eliminando la intermediación), el acceso a financiamiento preferencial y el aprovechamiento de las sinergias comerciales para solventar las asimetrías económicas y sociales de la región. El convenio de Petrocaribe lleva implícita la articulación de acuerdos existentes anteriormente, como el Convenio de San José y el Acuerdo Energético de Caracas. Sin embargo, mejora las condiciones financieras de este último, que prevé el financiamiento de un 25% de la factura, con un año de gracia y pagadero en 15 años con 2% de interés. Petrocaribe propone una escala de financiamiento de la factura petrolera, tomando como referencia el precio del crudo. Igualmente extiende el período de gracia para el financiamiento a largo plazo de uno a dos años y prevé una extensión del período de pago de 17 a 25 años, reduciendo el interés al 1%, si el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril. El pago a corto plazo se extiende de 30 a 90 días. En el marco de los principios solidarios de este acuerdo, Venezuela está dispuesta a aceptar que parte del pago diferenciado de la factura se realice con bienes y servicios por los que puede ofrecer, en algunos casos, precios especiales. Entre los productos que Venezuela podría adquirir a precios preferenciales se mencionan el azúcar, el banano y otros bienes o servicios, afectados por políticas comerciales de los países ricos. Petroandina se creó con la intención de impulsar la interconexión eléctrica y gasífera, la provisión mutua de recursos energéticos y la inversión conjunta en proyectos. Durante el mes de abril de 2007, en la Isla de Margarita, se realizó la primera la I Cumbre Energética Suramericana, en esa oportunidad el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez aseveró que este encuentro consolida el camino, para que a través de la unión de los pueblos, la región se convierta en una verdadera potencia. En este magno evento los presidentes suramericanos acordaron, entre otros aspectos, trabajar con miras a establecer una sistematización y evaluación del balance energético suramericano, con el fin de proyectar una matriz energética regional, identificar opciones de integración energética y fomentar proyectos de integración de la Comunidad Suramericana de Naciones (CSN). Además, impulsar el desarrollo de la infraestructura energética de los países de Suramérica como elemento que garantice la sostenibilidad de la integración de la región. Asimismo, entre los 10 de los 12 representantes suramericanos, se decidió que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) será el nombre que de ahora en adelante identificará el proceso de integración política y social que se desarrolla en América del Sur. Esta propuesta del Gobierno Bolivariano se ha materializado desde las diferentes organizaciones (Petroamérica: Petrosur, Petroandina y Petrocaribe), creadas como instrumento legal de cooperación, para la realización de diferentes infraestructuras energéticas entre las que destacan: Gran Gasoducto del Sur, Gasoducto Transoceánico, diversas refinerías en la región, hasta la Organización de Países Productores y Exportadores de Gas (Oppegasur). Es importante destacar que en el mes de octubre del año 2007, los presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, y de Ecuador, Rafael Correa, inauguraron oficialmente el Gasoducto Transoceánico Antonio Ricaurte. Este proyecto gasífero, cuya inversión total se ubica en 325 millones de dólares, inicialmente contempla que Colombia provea gas a Venezuela hasta el año 2011, y posteriormente la relación se realizará a la inversa. Para el tramo ubicado en territorio colombiano, la inversión asciende a poco más de 100 millones de dólares, sin incluir el 10% designado a la inversión social. Este gasoducto, de 222 kilómetros de longitud, de los cuales un poco más de 88 kilómetros están en territorio colombiano y el resto en Venezuela, comienza en la estación Rafael Urdaneta, estado Zulia, en la nación venezolana, y se prolonga hasta Campo Ballenas, Colombia. Durante los días 25 y 26 de enero del presente año, se realizará en Caracas la cumbre de presidentes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), integrada por Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Cuba. Durante la Cumbre será instalado el banco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), un proyecto del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En el recién culminado viaje a Nicaragua, el presidente Chávez anunció que ya está listo el edificio donde estará instalado el banco del Alba. Un importante avance obtuvo la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) con la gira que recién finalizó el presidente Hugo Chávez Frías por Centroamérica. En su paso por Guatemala, Honduras y Nicaragua; Chávez destacó las prioridades del Alba, integrado por Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, que como mecanismo integracionista conduce a la independencia de los pueblos latinoamericanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play