Escúchenos en línea

Bolivia clausura financiera Roghel Bolivia por ilegal

ABI. Desde La Paz. | 25 de Enero de 2008 a las 00:00
La Superintendencia de Bancos clausuró este viernes la empresa Roghel Bolivia por realizar operaciones de intermediación financiera de manera ilegal. El funcionario de la Superintendencia de Bancos, Amilkar Gonzales, informó que a partir de la fecha la decisión sobre el futuro de Roghel Bolivia pasa a competencia de la Fiscalía. Esta clausura se produjo en horas de la mañana en la Ballivián 1456 donde algunos ahorristas se presentaron alarmados y preocupados por sus depósitos. Esta entidad también tenía sucursales a nivel nacional como en Santa Cruz, Trinidad y Oruro. Roghel Bolivia recibía ahorros con el pago del 10 por ciento de interés mensual lo que causó bastante expectativa en la población. La Superintendencia de Bancos convocó en dos oportunidades a los dueños de dicha entidad y no respondieron a la convocatoria. Compararon este caso con Finsa y Orcobol en los años 80 cuando estas financieras quebraron y estafaron a la gente. La Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras, es el órgano rector del sistema de control de toda captación de recursos del público y de intermediación financiera del país y tiene como objetivo mantener un sistema financiero eficiente, así como velar por la confianza del público en el sistema financiero, evitando de esa manera que empresas no autorizadas realicen actividades al margen de la Ley y que provoquen pérdidas en terceras personas. Para el caso de entidades de intermediación financiera supervisadas, la ley de bancos y entidades financieras prevé mecanismos para la protección de los depósitos del público en caso de intervención, tal cual como sucedió con la Mutual Guapay. Sin embargo, esta situación no está prevista para dineros recibidos por instituciones que realizan actividades al margen de la Ley, como Roghel Bolivia. Por lo tanto las personas que confiaron sus recursos a este tipo de empresas, corren el riesgo de perderlos, puesto que no existe ninguna protección legal para los que realizan actividades financieras ilegales, ni para las personas que entregan su dinero, confiando en el espejismo de ganancias desmesuradas, tal como sucedió en los casos de Finsa y Orcobol en la década de los 80.

Descarga la aplicación

en google play en google play