Familiares de submarinistas del ARA San Juan resisten en acampe

Buenos Aires. Por Maylín Vidal/Agencia PL. | 12 de Julio de 2018 a las 10:40

Un grupo de familiares de los 44 tripulantes que viajaban en el desaparecido submarino argentino ARA San Juan, resiste este jueves el fuerte frío y cumplen 14 días ininterrumpidos de acampe en espera de que el Gobierno contrate a una empresa que reanude la búsqueda.

Seguimos con las manos vacías, apuntó en exclusiva a Prensa Latina Luis Tagliapietra, padre del joven oficial Alejandro Damian, abogado querellante en la causa, quien desde el primer día que supo de la tragedia no ha cejado en la lucha por saber dónde está su hijo y que sucedió con la mole de hierro.

Tagliapietra resaltó que hoy están en el mismo punto pues se anuló el pliego de una contratación anterior y también la recompensa ofrecida para buscar al sumergible, perdido en las aguas del Atlántico desde el 15 de noviembre pasado.

Necesitamos una resolución política que por decreto contrate a alguien para empezar a buscarlos cuanto antes pero lamentablemente no está, seguimos igual, se lamentó este padre, quien ha sufrido noches de desvelo y angustia, pero se aferra a la esperanza porque, dice, hasta no saber la verdad no podré estar tranquilo.

Vamos a quedarnos acá en la Plaza de Mayo hasta que tengamos una resolución firmada, llevamos exactamente 14 días de acampe y lamentablemente ninguna autoridad se acercó, solo algunos legisladores y personalidades, pero del Gobierno nada, sostuvo.

Con banderas y los rostros de los submarinistas, -que conmueven-, atados a las rejas que hoy dividen la Plaza y la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, en el lugar están esposas, madres y hermanas.

Pese al gran despliegue por aire y mar para hallar a la mole de hierro, poco se sabe sobre que ocurrió ese día cuando la embarcación volvía a su apostadero en la ciudad de Mar del Plata.

El submarino prestaba servicio desde 1985 y perdió el contacto cuando regresaba de un viaje desde la distante Ushuaia.

Pese a un despliegue que involucró a más de 17 países con equipos de alto nivel no se ha podido encontrar ni un solo rastro y solo se conoce una información oficial sobre el registró de un evento anómalo singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión, tres horas después de que desapareciera de los radares.