Escúchenos en línea

Bolivia estudia declarar al país en desastre nacional

ABI. Desde La Paz. | 4 de Febrero de 2008 a las 00:00
El Consejo Nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias (Conarade) definirá en los próximos días la posibilidad de declarar al país en desastre nacional por los efectos ocasionados por el Fenómeno de La Niña, informó este lunes la agencia oficial ABI. El viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco, en declaraciones a la radio estatal Patria Nueva, anunció que se entregará un informe al Conarade de los daños que ya ocasionó La Niña en todo el país. "Estamos dando un informe al Conarade de la situación por la que atraviesa el país y en base a esto ellos darán ha conocer si se declara desastre nacional o no. Esta determinación será anunciada en los próximos días", indicó el viceministro. En criterio de Tuco, Bolivia está viviendo uno de los desastres naturales más fuertes después de una década, que desde el mes de noviembre afectó a 32 mil familias, dejando el saldo lamentable de 38 personas muertas y cuatro fueron reportadas como desaparecidas. Sin embargo, con el apoyo de países como el Perú, Brasil, Argentina, Venezuela, el Japón, además de organismos internacionales como las Naciones Unidas se está ayudando a las familias afectadas con la dotación de alimentos, albergues y medicamentos. Hasta la fecha, un 80 por ciento de la población afectada ya fue atendida por el Viceministerio. Ya se ha distribuido aproximadamente 500 toneladas de víveres y vituallas y se cuenta con 300 toneladas más para continuar con la dotación. Las regiones más afectadas son Cochabamba, Santa Cruz, Chuquisaca, La Paz y Beni. El 21 de enero, el presidente Evo Morales Ayma, mediante el Decreto Supremo No. 29425, declaró "Situación de Emergencia de Carácter Nacional", para enfrentar con recursos internos y externos los desastres naturales producto de las inundaciones y granizadas que castigan gran parte del territorio boliviano. Entre enero y marzo de 2007, el fenómeno de "El Niño" causó 56 muertos en Bolivia, ocho desaparecidos y 600,000 damnificados, además de pérdidas cifradas en 443.3 millones de dólares, un cuatro por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país, según informes de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Descarga la aplicación

en google play en google play