Escúchenos en línea

Es una farsa desarme de terroristas colombianos, afirma Chávez

Caracas, Venezuela. TeleSUR. | 22 de Febrero de 2008 a las 00:00
El mandatario venezolano consideró una "farsa" la supuesta desmovilización de los paramilitares en Colombia, de quienes dijo son entrenados y adiestrados tanto por el Ejército colombiano como por el gobierno de EEUU, que tiene fuerte presencia militar en el país neogranadino. Además, aseguró que esos grupos de extrema derecha, que según sus declaraciones son promovidos por el gobierno de Álvaro Uribe, están desestabilizando a su país. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró que las Fuerzas Armadas de Colombia contribuyeron al entrenamiento de los grupos paramilitares en suelo colombiano que, según dijo, siguen existiendo en ese país. Según Chávez, el Ejército colombiano sigue apoyando a esos grupos de extrema derecha y la intervención estadounidense en suelo colombiano tiene como objetivo adiestrar militarmente a estos grupos de extrema derecha. "El Ejército colombiano los apoya, los sigue apoyando y Estados Unidos también", fustigó el presidente venezolano quien consideró "una farsa" la supuesta desmovilización de los paramilitares en Colombia. "Todo este cuento de la desmovilización que es una gran farsa, una gran farsa. Se ha incrementado más bien la presencia paramilitar en nuestras fronteras, en las ciudades fronterizas y hasta dentro del territorio", advirtió durante el Consejo Nacional de Seguridad y Consejos Regionales de Seguridad Ciudadana, realizado desde el Palacio de Miraflores (sede del gobierno). El jefe de Estado venezolano afirmó que los paramilitares colombianos promueven los secuestros y asesinatos en territorio venezolano. "Ahora este fenómeno (del paramilitarismo), que se originó en Colombia y es alimentado desde Colombia, es impulsado hacia Venezuela desde Colombia y en ello participan funcionarios del Estado colombiano", denunció. El mandatario subrayó que, en ese sentido, su gobierno no permanecerá indiferente. "Por eso nuestra posición. Decidimos hacer público este tema porque es un problema internacional y el gobierno de Venezuela no puede lavarse las manos como Poncio Pilato. Sin embargo, ellos (los colombianos) tienen que asumir su responsabilidad (…) cuánto daño le hacen con esto, no sólo a Venezuela", afirmó. El pasado domingo, el gobernante de Venezuela reiteró su denuncia sobre un plan colombo-estadounidense de "siembra de paramilitares" para multiplicar la delincuencia y luego atentar contra su gobierno. El ministro venezolano de Interior, Ramón Rodríguez, dijo a su vez que esos paramilitares cometen "crímenes horrendos" para "crear inseguridad e inestabilidad" en Venezuela. El pasado 9 de febrero Chávez insistió en que hay "sectores del gobierno de Colombia y de las fuerzas militares de Colombia que no sólo saben del plan sino que lo empujan y apoyan". "Estamos sintiendo el impacto a lo largo de la frontera, y llegan hasta a Caracas. Pero no andan con fusiles ni uniformados, andan trabajando en los barrios, vendiendo cocaína muy barata, por debajo del precio del mercado, para ganarse a las bandas y los delincuentes de los barrios", aseguró entonces el presidente venezolano. Chávez señaló que, paradójicamente, "nos acusan a nosotros de que apoyamos a la guerrilla, lo cual es mentira porque nosotros queremos la paz", pero "ellos sí están apoyando el paramilitarismo". La Ley de Justicia y Paz, o Ley 975, es una norma jurídica promovida y aprobada en el 2005 por el Congreso colombiano que persigue la reinserción de los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), quienes supuestamente entregaron sus armas en el proceso de negociación celebrado entre 2003 y 2005. Según el gobierno de Álvaro Uribe, cerca de 32 mil paramilitares fueron desmovilizados en el marco de la Ley de Justicia y Paz, sin embargo, defensores de derechos humanos en Colombia aseguran que, tras su presunta desmovilización, también ha surgido un nuevo grupo de "paras" llamados Águilas Negras. Además, en agosto de 2007, la Comisión Nacional de Reparación colombiana (CNR), denunció en un informe el surgimiento de 22 nuevas bandas armadas en Colombia, donde estarían agrupados entre 3 mil 500 y 5 mil hombres de las "desmovilizadas" AUC y que habrían heredado el dominio.

Descarga la aplicación

en google play en google play