Acepta Asamblea Nacional renuncia de vicepresidenta de Ecuador

Quito. Agencia PL. | 6 de Diciembre de 2018 a las 19:06

El pleno de la Asamblea Nacional de Ecuador aceptó este jueves por mayoría la renuncia presentada esta semana por la vicepresidenta, María Alejandra Vicuña, investigada por concusión.

Con la resolución del Parlamento, adoptada por 94 legisladores, el cargo de la segunda magistratura del país queda vacante y debe ser cubierto por un candidato de la terna enviada esta misma jornada por el presidente de la República para elegir su reemplazo.

Otto Sonnenholzner, Nancy Vasco y Agustín Albán conforman el trío de posibles sucesores de Vicuña, quien en menos de 72 solicitó una licencia sin remuneración, fue liberada y presentó su dimisión al cargo.

La Asamblea cuenta ahora con 30 días para la designación del nuevo vicedignatario, según lo establecido en la Constitución.

Para la elección se requiere solo del voto de la mayoría del órgano.

El Pleno notificará al jefe de Estado la decisión adoptada en cuanto a la renuncia de Vicuña y dejará sin efecto la Resolución que tomó el 29 de noviembre pasado, mediante de la cual exigía que diera un paso al costado y la publicación de esa decisión en los diarios de mayor circulación nacional.

La exsegunda mandataria pidió la separación del puesto el pasado 4 de diciembre, después de denuncias presentadas en su contra por supuestos cobros de diezmos a un exasesor, cuando se desempañaba como legisladora.

Ángel Polivio Sagbay declaró que depositó entre 300 y mil 400 dólares mensuales en la cuenta personal de Vicuña, supuestamente como colaboración para el movimiento Alianza Bolivariana Alfarista.

Vicuña aceptó que los pagos se realizaron a su cuenta, pero aseguró que no hizo uso del fondo con motivos personales.

Según dijo, el problema no radica en el dinero depositado, sino en que Sagbay mintió al decir que fue forzado a realizar los depósitos, para mantener el cargo.

La Fiscalía General del Estado abrió la investigación previa y Vicuña deberá preparar sus pruebas de descargo, para intentar salir ilesa de una situación en la cual se ha quedado prácticamente sola.