Escúchenos en línea

Venezuela, los caminos ocultos del oro y los diamantes

Caracas, Venezuela. Por Miguel Lozano, agencia PL. | 25 de Febrero de 2008 a las 00:00
Un complejo entramado de ilícitos sustenta hoy la salida ilegal del 90 por ciento de oro y diamantes extraído en Venezuela, reedición del saqueo de las grandes metrópolis a cargo esta vez de empresas transnacionales.Acciones Exxon Mobil contra PDVSA sin fundamentos jurídicos En entrevista con Prensa Latina, Adel el Zabayar –diputado a la Asamblea Nacional por el estado minero Bolívar- indicó que según estimados se sacan de 130 a 170 toneladas de oro al año, pero no existen cálculos confiables de la extracción de diamantes. "No hay una cifra exacta. Es tanta la anarquía en materia de oro y diamantes que realmente no se conoce cuanto sale. Hay un estimado", expresó el Zabayar, miembro de la comisión parlamentaria permanente de Energía y Minas. A modo de ejemplo indicó que diamantes venezolanos son cotizados en las bolsas de Israel y Bélgica, pero en las aduanas nacionales nunca se reporta la salida legal, lo cual calificó de "absurdo y preocupante". Si digo que el 90 por ciento del diamante y el oro no pasa por registros, posiblemente me quede corto: algunos aseguran que podría llegar hasta 95 por ciento. Si la situación sigue así es preferible paralizar toda la producción. ¿Qué sentido tiene?, opinó. Precisó que para no cumplir con sus obligaciones, las empresas transnacionales argumentan el incumplimiento de garantías jurídicas en la región, como la realización de invasiones en las áreas entregadas como concesión por parte del estado. El parlamentario venezolano denunció asimismo que las transnacionales han logrado corromper algunos jueces que les orientan para preparar informes utilizando pretextos como la invasión de algunos metros cuadrados de su zona de concesión. Otra variante es culpar a la minería ilegal, pero en la práctica las transnacionales compran oro y diamante producidos por esos mineros y los sacan del país, sin controles, por Guyana y Brasil. Sin embargo, El Zabayar, economista graduado en Ucrania, estima que el verdadero negocio de esas empresas está en la venta de acciones, especialmente en la bolsa de valores de Vancouver. Cualquier ciudadano –agregó- puede revisar por Internet la venta de acciones allí y se dará cuenta que las transnacionales radicadas en Venezuela venden acciones mil millonarias y ese dinero lo invierten otros países, Como vías de solución, precisó, en la comisión parlamentaria ha propuesto asumir la producción de oro y diamantes por una empresa minera estatal, pues ahora hay algunas sin fortaleza para asumir el compromiso como debe ser. En este caso sugerimos la creación de una estructura minera como la Empresa Minera del estado y además, para clarificar la política, la creación del Ministerio de Minas (actualmente integrado en el Ministerio de Industrias Básicas y Minería). Según su opinión, un ministerio para ambas ramas no cubre la necesidad del desarrollo minero, pues el ministro pasa 90 por ciento de su tiempo con la problemática de las empresas estatales y no tiene tiempo para la problemática minera a nivel nacional. Agregó que una propuesta similar se hizo para la electricidad, a partir del hecho que Venezuela es exportadora y la necesidad de dar respuestas rápidas al sector. Ahí –apuntó-se incluye la propuesta de impulsar la electricidad vía energía nuclear: si estamos claros que la energía fósil se terminará en 150 años o algo más, debemos de planificar desde ahora. De acuerdo con su criterio, ante los problemas climáticos, la economía no puede depender de la hidroeléctrica y recordó que hace seis años Venezuela sufrió una crisis en el río Caroní y se demostró la fragilidad de este tipo de energía. Venezuela, dijo, tiene una reserva importante de uranio que puede ser explotada para los próximos mil años. Podemos garantizar el suministro y esos mil años nos darían tiempo para ir pensando en otro tipo de energía, subrayó. Al respecto, el Zabayar estimó que el próximo lanzamiento del satélite Simón Bolívar servirá para determinar las dimensiones de esos depósitos, parte de los cuales se ubican en el estado Bolívar, pues la información al respecto la mantiene oculta Estados Unidos. El imperio norteamericano, afirmó el diputado venezolano, esconde esa información, la verdadera razón de sus intereses en controlar la Amazonía, junto a sus reservas de otros minerales y de agua.

Descarga la aplicación

en google play en google play