Escúchenos en línea

Misión Milagro devuelve la vista a 200 latinoamericanos

Porlamar (Venezuela). Agencia ABN. | 8 de Marzo de 2008 a las 00:00
Hace cinco años Mercedes Gualán, mujer ecuatoriana habitante de los sectores más pobres de ese país, comenzó a perder la visión. Una evaluación médica mostró la existencia de cataratas y aunque el tratamiento resultaba médicamente sencillo, su alto costo no podía ser asumido. “Esa era una operación muy cara y no la podía pagar”, reflexionó. El trabajo diario le impedía pensar en el problema y a los años se acostumbró a ver con grandes dificultades y luego “a casi no ver”. Hace unos meses, escuchó hablar en Lojan, comunidad ecuatoriana en la que habita, de la Misión Milagro y del apoyo que Venezuela estaba dispuesta a dar para que muchos ciudadanos pudieran recuperar la visión. “Comencé a buscar información y me brindaron ayuda y entonces decidí aceptar el tratamiento y venirme a Venezuela. Aquí me han tratado bien y me operaron. Antes todo era borroso y ahora puedo ver. ¿Saben lo que es ver? Para mí ha sido como volver a nacer”, comentó. A sus 67 años, Mercedes Gualán sólo espera regresar a su país para ver a los hijos y sobre todo a los nietos más pequeños. “No veía bien y ahora los voy a ver y será como conocerlos. Ya quiero regresar para verlos”, murmuró. Esta es sólo una historia de las casi 200 que pueden escucharse en el estado Nueva Esparta, entidad que se incorporó recientemente a la Misión Milagro Internacional. El coordinador de este programa social en el estado, Juan Guzmán, explicó que en febrero pasado, la región insular fue seleccionada para comenzar a participar en esta modalidad internacional de la Misión Milagro. Por ello, se completó la dotación de los centros de salud de la entidad, en el área de oftalmología y se preparó al recurso humano para hacer frente a las nuevas responsabilidades. El primer grupo de pacientes que se recibió llegó al estado procedente de Nicaragua y todos fueron operados de forma exitosa. En el caso del contingente nicaragüense, se brindó atención a unos 100 pacientes con diversas afecciones oftalmológicas, entre las que destacaron cataratas y pterigio. “Atendimos varias patologías y las que requerían un tratamiento especial fueron referidas, para dar respuesta a todos los problemas”, señaló Guzmán. Este primer grupo de pacientes de la Misión Milagro Internacional permaneció 10 días en Nueva Esparta, tiempo que resultó suficiente para practicar las intervenciones quirúrgicas pautadas. El segundo grupo llegó a Margarita el domingo dos de marzo y permanecerán en la región hasta finales de la próxima semana. Se trata de 100 pacientes a los que se les practica desde ya intervenciones quirúrgicas oftalmológicas; hasta ahora todas con resultados favorables. El Estado venezolano, precisó Juan Guzmán, asume los gastos de los pacientes durante el tiempo que permanezcan en el país, incluso se intenta que durante su estadía conozcan la región, su cultura y tradición. El hotel Guaiquerí, espacio que forma parte de la red turística que promociona el Fondo de Crédito Industrial (Foncrei), es el lugar seleccionado para proporcionar hospedaje a los pacientes internacionales de la Misión. Actualmente, en sus salones se escuchan diversas historias y todas hablan de la experiencia de volver a ver, de la calidez con la que han sido recibidos y atendidos en Venezuela y de las ganas de regresar pronto para compartir lo vivido con familiares y amigos. Segundo Gordilio, hombre ecuatoriano de 79 años, fue operado la semana pasada de cataratas y según su relato “ya no recordaba lo que era ver”. “No sé cuánto tiempo tenía con las cataratas y ya no me acuerdo cuándo dejé de ver y cuándo todo se me puso borroso. Estoy recién operado y me duelen los ojos. Me han dicho que es normal. No me importan las incomodidades, porque veo. Ver es una maravilla”, contó. A su lado, Medardo Nusiniaga intenta guardar el descanso recomendado, pero la sensación de ver con claridad y sin molestias se lo impide. “Tenía ptirigio y me dolían mucho los ojos y se me ponían rojos. Era muy molesto. Me operaron y todo salió bien. Voy a poder trabajar mejor. Tengo tanto que agradecerle al gobierno de este país”, aseveró. Desde sus inicios en el año 2004, la Misión Milagro cuenta con miles de estas historias. El convenio Cuba-Venezuela que hizo posible comenzar a atender problemas oftalmológicos en sectores muy pobres sólo fue un comienzo. En poco tiempo, Venezuela contó con los recursos técnicos y humanos para atender a los ciudadanos de todas las comunidades de las afecciones oftalmológicas que presentaran. El éxito logrado llevó al Gobierno Nacional a pensar en prestar el servicio a otros países, a través de la iniciativa que se llamó Misión Milagro Internacional. Además de los venezolanos atendidos en la actualidad se cuentan entre los beneficiaros del programa ciudadanos procedentes de Ecuador, Nicaragua, Colombia, El Salvador, Perú, Argentina, entre otras naciones. Con todo esto, se garantiza la atención a personas tradicionalmente excluidas y se les permite recuperar la visión de manera rápida y efectiva, como una forma de saldar la deuda social que mantiene el Estado con los venezolanos. Nueva Esparta, ahora como parte de la Misión Milagro, se prepara para recibir por lo menos un contingente de pacientes cada mes, para ser intervenidos quirúrgicamente en los centros de salud seleccionados para formar parte de este programa social. El coordinador de Barrio Adentro en la entidad, Arnaldo Cogorno, indicó que se trabaja para ello en las clínicas bolivarianas de El Espinal y Nueva Esparta, en el ambulatorio David Espinoza, de Salamanca; y en el hospital Luis Ortega, de Porlamar. “Se han mostrado resultados positivos con la atención que hemos proporcionado a los pacientes de Nicaragua y de Ecuador. Tenemos los equipos y el recurso humano necesario para seguir apoyando a la Misión y estamos incorporados plenamente a este trabajo”, sostuvo. Consideró que se trata de una experiencia enriquecedora que vive el personal médico de Nueva Esparta “agentes de cambio social” empeñados ahora en “proporcionar al paciente atención integral”. “Este es el nuevo modelo de salud, orientado a mejorar la calidad de vida y a dar calidad de vida”, agregó Cogorno.

Descarga la aplicación

en google play en google play