Escúchenos en línea

Correa considera pugna con Colombia podría agravarse

Quito, Ecuador. Varias agencias. | 22 de Marzo de 2008 a las 00:00
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el sábado que las pugnas con Colombia podrían agravarse si se comprueba que un ciudadano de su país murió en el operativo militar colombiano que acabó con la vida de un líder guerrillero de las FARC. El caso amenaza con dilatar el restablecimiento de las relaciones entre los dos países, en una creciente disputa que incluyó la ruptura de lazos formales por la incursión de fuerzas colombianas en la jurisdicción ecuatoriana. "En caso de que se verifique que hay un ecuatoriano fallecido, y cuyo cuerpo fue llevado hacia Colombia, sería extremadamente grave, y la OEA tendría que actuar de forma contundente, porque se trataría del asesinato de un ecuatoriano en suelo patrio. Cuando se confirme tomaremos las medidas del caso, no dejaremos en el olvido este caso", dijo Correa en su cadena radial semanal. El mandatario no precisó las medidas que adoptará si se determina el fallecimiento de un ciudadano durante la violación territorial colombiana del 1 de marzo. La operación ilegal de los efectivos colombianos provocó la muerte de más de 20 veinte personas, incluido el segundo al mando de las FARC, Raúl Reyes, quien permanecía oculto en la selvática provincia ecuatoriana de Sucumbíos, reseñó Reuters. Aunque las autoridades colombianas indicaron que el cadáver trasladado a Bogotá junto al de "Reyes" era el de "Julián Conrado", un jefe guerrillero de las FARC, Quito ha anunciado una investigación para definir si se trata del cuerpo del ecuatoriano Franklin Aisalia. El cadáver de Reyes fue retirado por las fuerzas armadas colombianas junto con otro de una persona no identificada. Una familia ecuatoriana afirma que los restos corresponden al cerrajero Franklin Aizalia, por lo que Correa ordenó una investigación para corroborar o descartar esta versión. Los padres de Aisalia, que aseguran que su hijo es el que aparece en las fotografías, viajarán el lunes a Bogotá para tratar de identificar el cadáver, según la Fiscalía de Ecuador. Correa señaló que, tras la incursión en territorio ecuatoriano, los militares colombianos se llevaron dos cadáveres "como trofeos de guerra" , pero dejaron tres personas heridas. Correa aseguró que si se comprueba la muerte de Aizalia por parte de las fuerzas regulares del país vecino se emprenderá una cruzada diplomática para que se sancione la acción, porque "no dejaremos ese asesinato en la impunidad". Ratificó la vocación pacifista de su país y su predisposición para arreglar las controversias por la vía diplomática, pero reiteró que, si se comprueba que el cadáver pertenece a un ecuatoriano, la Organización de Estados Americanos (OEA) "tendría que actuar de forma contundente, porque ya es mucho más complicado el asunto". El Ministerio de Relaciones Exteriores y la Fiscalía General de Ecuador confirmaron, por separado, que enviarán una delegación de funcionarios y familiares de Aizalia a la capital colombiana para dilucidar el caso a partir del lunes, con base en pruebas dactiloscópicas y genéticas. La incertidumbre se ha acrecentado porque el cadáver no reconocido fue atribuido inicialmente a un miembro de las FARC, pese a que posteriormente medios colombianos descartaron esa versión. La incursión colombiana en territorio ecuatoriano desató una crisis regional, que se atizó con la intervención de Venezuela y Nicaragua para respaldar a Quito. Ecuador rompió relaciones con Colombia por la operación y no las ha restablecido. Correa reiteró que se hizo respetar la posición ecuatoriana ante la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), efectuada en Washington, Estados Unidos, respecto del conflicto diplomático entre Ecuador y Colombia. "Predominó la fuerza de la verdad, del derecho internacional, dentro de esa crisis Ecuador, por primera vez en la historia, se ha hecho respetar el hecho de que nadie puede violar nuestro territorio, independiente que si Ecuador o no tenga nexos con las FARC, que es una barbaridad pensar eso", manifestó Correa. Resaltó como positivo el hecho de que la inmensa mayoría de países demostró su total independencia de Estados Unidos, al respaldar la justicia soberana. El mandatario calificó de papelón que los delegados colombianos en la Asamblea intentaran involucrar al Ministro de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea, en una foto donde se reunía, supuestamente, con el ex comandante de las FARC, Raúl Reyes. "El país y la historia los sabrá juzgar como traidores de la patria, y mientras nos sigan agrediendo no reestableceremos relaciones con Colombia, y ahora nuestro nuevo delegando, Argentina, debe pedir las supuestas pruebas en los computadores y del bombardeo real que hubo en la frontera, y nosotros les daremos todas las pruebas, no tenemos nada que ocultar, que investiguen todo lo que quieran", dijo Correa. Aunque se mostró satisfecho por la posición americana en la OEA ante la reclamación ecuatoriana por la violación de su soberanía, Correa apuntó que prefiere no hablar de triunfos de ningún país. No obstante, destacó que en esta crisis "Ecuador se ha hecho respetar" y quedó claramente evidenciada "la asociación que tiene Colombia con Estados Unidos". Criticó a Estados Unidos que, a su juicio, pretende "instaurar la doctrina de que pueden intervenir en cualquier parte del mundo en función de lo que ellos asumen es su seguridad nacional". Correa consideró que con la resolución de la OEA, "la inmensa mayoría de países demostró su total independencia de Estados Unidos. Ya no somos colonia de nadie, ya no somos patio trasero de nadie, tenemos nuestras propias personalidades". El jefe de Estado indicó que no reanudará las relaciones diplomática rotas con Colombia tras la incursión militar, mientras Bogotá no deje de usar información sin confirmar para tratar de involucrar a su gobierno con las FARC. Correa dijo creer que lo que llama "campaña de desinformación" por parte de Colombia busca desviar la atención de la gravedad que implica haber violado la soberanía de un país. "Mientras siga la campaña de desinformación del gobierno colombiano, no reanudaremos relaciones con Colombia" , sostuvo el gobernante, al asegurar que continúa a la espera de las supuestas pruebas que ofreció el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de la presunta relación de integrantes del gobierno de Quito con las Farc. Tras desmentir esas presuntas vinculaciones, Correa dijo que entregará a la oposición para que se investiguen los documentos presuntamente obtenidos de la computadora que el gobierno de Bogotá aseguró haber recuperado del campamento donde murió "Reyes". El presidente señaló que llamó a los cantantes que participaron en el concierto de la paz el pasado fin de semana en un punto de la frontera entre Colombia y Venezuela y resaltó la vocación de paz de ellos y la de su gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play