Escúchenos en línea

Rechazo a políticas del gobierno estadounidense irrumpe en Lima 2019

Lima. PL | 11 de Agosto de 2019 a las 13:34

El rechazo a la actual política del gobierno de Estados Unidos también irrumpió en los Panamericanos de Lima, con las acciones de desaprobación del esgrimista Race Imboden y la martillista Gwen Berry, representantes ambos de la nación norteña. Durante las ceremonias de premiación de la cita continental, Imboden puso una rodilla en tierra, mientras que Berry levantó un puño.

En un tuit escrito después de recibir el título del florete por equipos, el esgrimista expresó su honor por representar al equipo estadounidense en la justa peruana y llevarse para casa un oro y un bronce, pero después admitió su desacuerdo por las injusticias raciales y sociales en Estados Unidos.

'Pero mi orgullo se ha reducido por las múltiples insuficiencias en el país que llevo con tanto cariño en el corazón. Racismo, control de armas, maltrato a los inmigrantes', recalcó Imdoben.

El floretista, de 26 años, compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, en los que ganó el bronce por equipos.

Su mensaje fue directo a la Casa Blanca, a raíz de los tiroteos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio. Asimismo, por las declaraciones con tinte racista del mandatario estadounidense Donald Trump contra los inmigrantes.

'Elegí sacrificar mi momento hoy en la cima del podio para llamar la atención sobre los problemas que creo que deben abordarse. Animo a otros a utilizar sus plataformas para el empoderamiento y el cambio', agregó Imboden en su tuit.

Esta decisión le traería problemas ya que su delegación se comprometió a no hacer demostraciones políticas en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Al violar este pacto, el Comité Olímpico y Paraolímpico de Estados Unidos podría sancionarlo.

'Respetamos su derecho a expresar sus puntos de vista, pero nos decepciona que haya elegido no cumplir su compromiso. Nuestra dirigencia revisa qué consecuencias se derivarán de esto', afirmó el vicepresidente de comunicaciones de la máxima organización del deporte estadounidense, Mark Jones.

Por su parte, Barry levantó un puño mientras se interpretaba el himno nacional de su país, luego de conquistar la final de lanzamiento de martillo.

La atleta protestó contra la injusticia en su nación y contra un presidente que -según su criterio- la empeora.

'Es demasiado importante como para no decir nada. Algo tiene que decirse. Si no se dice nada, no se hará nada y nada se corregirá o cambiará', confesó la martillista al diario USA Today.


Descarga la aplicación

en google play en google play