Escúchenos en línea

Programa para evitar feminicidios en Perú choca con autoridades

París. Prensa Latina | 13 de Noviembre de 2019 a las 11:28

Un programa de inteligencia artificial desarrollado para tratar de prevenir las agresiones a mujeres fue presentado el miércoles en esta capital por la organización peruana Ankawa, pero las autoridades del país andino no mostraron interés por esta herramienta.

El desarrollo y la utilidad de este software tuvo su espacio en el segundo Foro de Paz de París, que concluyó hoy, y es una buena muestra de cómo un algoritmo que relacione todo tipo de información y datos sobre la violencia machista puede llegar a crear patrones que sirvan para evitarla en determinadas circunstancias.

El jurista Amilcar Romero, fundador y presidente de Ankawa, explicó a Prensa Latina que hasta el momento las únicas autoridades que tomaron en cuenta esta herramienta son pequeños gobiernos locales, 'en cuestiones que son más fáciles de adoptar por alcaldes de distrito que de grandes ciudades, a los que es mucho más complicado convencer para establecer una política de acción al respecto'.

Citó el ejemplo de la capital, Lima, donde 'teníamos datos sobre la vulnerabilidad de las mujeres por grupos y cuando notificamos esta información y las eventuales herramientas de acción para corregirlos mediante la transformación de políticas públicas, no se adoptó ninguna medida, y ni siquiera se tomaron en consideración estos elementos', explicó.

A pesar de que la violencia contra las mujeres 'está en el día a día del debate social peruano y en los medios, lo cierto es que los feminicidios se están disparando, y aumenta el nivel de salvajismo y agresividad', dijo que, sin embargo, esto no genera ninguna respuesta desde las autoridades.

'A nivel oficial y de forma pública se muestra conmoción e incomprensión hacia este tipo de violencia, pero en reuniones privadas cambian el discurso y consideran que intervenir en esa cuestión solo les causaría problemas', aclaró Romero.

Por ello consideró que las mujeres están 'abandonadas en la práctica pues no hay voluntad política sincera al respecto, parece que hay sitio para la indignación pero no para las políticas públicas', dijo.

'A la vista de todos los datos que manejamos, se podrían cambiar leyes para evitar agresiones contra las mujeres para ofrecerles una mayor defensa', añadió, y citó como ejemplo al mayor grupo de víctimas, mujeres que no trabajan y dependen económicamente de su pareja, que al no contar con ningún tipo de ayuda tienen que seguir conviviendo con su agresor, como ocurre en muchos casos.

Romero definió la situación como 'un sistema de impunidad', donde menos de un tercio de las denuncias son atendidas por los tribunales, y aunque la justicia esté de su parte no encuentran ningún tipo de ayuda económica o de otro tipo para escapar de su situación de violencia.

Así ocurre con las casas de acogida, 'cuyo número de plazas es absolutamente insuficiente para el clima de violencia generalizada existente contra las mujeres', explicó.


Descarga la aplicación

en google play en google play