Escúchenos en línea

Denuncian en ONU a Brasil por violaciones DD.HH. de indígenas

Ginebra, Suiza. Prensa Latina | 4 de Marzo de 2020 a las 08:57

El líder indígena Davi Kopenawa denunció aquí al gobierno de Brasil en la 43 sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por el alto riesgo de genocidio que pende actualmente sobre los pueblos nativos aislados.

'El presidente (Jair) Bolsonaro quiere acabar con los pueblos indígenas en Brasil. El gobierno trata la tierra y a nosotros como mercancía', afirmó Kopenawa, portavoz de la etnia yanomami, cuando presentó la acusación e indicó que 'a él (el exmilitar) no le gustan los indios y no le gusto yo'.

Las críticas aparecieron en el informe presentado a la ONU por el Instituto Socioambiental (ISA) y detalla cómo las acciones adoptadas por el gobierno de Bolsonaro desde el comienzo de 2019 aumentaron el riesgo de genocidio y etnocidio de las comunidades originarias aisladas en Brasil.

'De los 115 pueblos indígenas aislados del país, 28 ya han sido reconocidos por la Funai (Fundación Nacional del Indio). Otros están a la espera del proceso administrativo de habilitación, pero estos procesos están prácticamente paralizados', explico el investigador del ISA Antonio Oviedo, quien denuncia lo que él llama el desmantelamiento de los organismos de protección de los pueblos indígenas en el país.

Durante el período de sesiones de la ONU, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, incluyó a Brasil en la lista de países que suscitan preocupación en materia de derechos humanos por 'importantes reveses en las políticas de protección del medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas'.

La denuncia presentada en las Naciones Unidas destaca las acciones inconstitucionales del gobierno brasileño contra los pueblos indígenas, así como las críticas a la minería en tierras protegidas y el desmantelamiento de organismos reguladores, como la Funai.

Para Laura Greenhalgh, directora ejecutiva de la Comisión Arns, una organización de defensa y monitoreo de los derechos humanos en Brasil, el gobierno de Bolsonaro utiliza una 'carga muy alta de desinformación como estrategia política' para justificar tales violaciones ambientales y anti-indígenas.

Con la explosión de la deforestación y la destrucción de los bosques y el avance de prácticas ilícitas, como el garimpo (extracción de minerales), la tala ilegal y el acaparamiento de tierras, la existencia de estos grupos se ve seriamente amenazada en Brasil, alerta el estudio del ISA.


Descarga la aplicación

en google play en google play