Escúchenos en línea

Sigue impune en Brasil asesinato de concejala Marielle Franco

Brasilia. Prensa Latina | 14 de Marzo de 2020 a las 07:42
Sigue impune en Brasil asesinato de concejala Marielle Franco

Dos años después, el asesinato en Río de Janeiro de la concejala del Partido Socialismo y Libertad, y defensora de los derechos humanos Marielle Franco continúa este sábado impune y sin conocerse el autor intelectual del crimen.

El caso tuvo repercusión internacional y convirtió a la socióloga y feminista en un símbolo político en la lucha por los derechos humanos y la mayor participación de las mujeres negras en los espacios de poder en Brasil.

Después de 24 meses, la pregunta: '¿Quién mandó a matar a Marielle Franco?' sigue sin respuesta.

Por el momento continúan abiertas las investigaciones por el brutal homicidio y solo se registran detenidos dos supuestos autores materiales (los expolicías Élcio Queiroz y Ronnie Lessa), arrestos que no aclaran completamente el hecho de sangre.

Ambos llevan un año en la cárcel y la sentencia los mantiene en la prisión federal de máxima seguridad de Porto Velho, en el estado de Rondônia, ubicado en la parte suroeste de la región norte del país.

Franco y su chofer Anderson Gomes fueron ultimados en una céntrica zona de Río en la noche del 14 de marzo de 2018. Trece disparos de una subametralhadora HK MP5, de alta precisión y utilizada solo por fuerzas policiales de élite, alcanzaron el vehículo en que se trasladaban.

La activista regresaba a su casa tras participar en un debate con jóvenes negras, cuando su auto fue baleado: ella recibió disparos en la cabeza y el conductor en la espalda.

En el informe de la investigación, Lessa, de 49 años, es señalado como el tirador de la subametralladora y estaría en el asiento trasero del auto que acosó el coche de la concejala. Vieira de Queiroz, de 47 años, conducía el vehículo de marca Chevrolet Cobalt utilizado para perseguir a las víctimas.

Hace un año el Ministerio Público de Río consideró que el asesinato de Franco se debió a su actividad política en defensa de las minorías en Brasil.

De acuerdo con las promotoras Simone Sibilio y Letícia Petriz, al frente de la investigación, los motivos que llevaron a los crímenes estaban vinculados a las causas que la activista defendía.

'La motivación abyecta es consecuencia de la actuación política de Marielle... Estamos en una primera fase. Ninguna línea es descartada', afirmó en la ocasión Sibilio que también es coordinadora del Grupo de Acción Especial de Represión al Delito Organizado (Gaeco).

Según la Fiscalía, aún no hay pruebas contundentes de la relación de Lessa con la milicia, pero hay indicios de que él tenga implicación con grupos paramilitares.

Viera de Queiroz fue arrestado portando municiones y arma. Lessa tenía un verdadero arsenal en casa y su nombre emergió como posible mercenario, señaló Sibilio.

Hace 11 años Lessa fue expulsado de la policía tras un atentado con bomba que sufrió en Río. De acuerdo con la investigación en la época, la motivación para el ataque habría sido una pelea entre facciones criminales.

El Gaeco aseguró que los asesinatos se coordinaron cuidadosamente durante tres meses.

Además de las prisiones, la llamada Operación Lume (claridad) cumple órdenes de búsqueda y aprehensión contra sujetos denunciados por tener documentos, teléfonos celulares, notebooks, ordenadores, armas, accesorios, munición y otros objetos vinculados al crimen.

La familia de Franco manifestó inconformidad con los esclarecimientos del Ministerio Público y requirió que se revele a quienes decidieron el asesinato.

Jurado popular

Para bien de la causa, el 10 de marzo la justicia de Río determinó que Lessa y Vieira de Queiroz sean juzgados por un jurado popular.

'El choque entre las tesis ministeriales (del Ministerio Público) y las de la defensa debe ser decidido por el tribunal popular', decidió el juez Gustavo Gomes Kalil, quien no fijó una fecha para el juicio.

'Sin duda es un paso importante en la lucha por la justicia para Marielle y Anderson. Son dos años de profundo dolor personal que se intensifica por la impunidad hasta hoy', dijo respecto al dictamen la arquitecta Mônica Benício, viuda de la activista de los derechos humanos.

Reconoció que 'nada los puede traer de vuelta, pero solo se puede pensar en un mínimo de paz en el corazón cuando todos los responsables son condenados'.

Necesitamos identificar los principios y las motivaciones. No es posible hablar de democracia en Brasil sin que se haga justicia a Marielle y Anderson, remarcó Benício.

Por su parte la hermana de la concejala, Anielle Franco, admitió que no esperaba que la justicia decidiera antes del 14 de marzo y que los acusados de matar a su consanguínea fueran al jurado popular.

En declaraciones al portal Brasil de Fato, Anielle afirmó que lo del jurado popular 'lo entendemos como otro paso dado, sabemos que no es el final todavía, pero fue al menos una primera vuelta de página'.

Reconoció que, aunque Lessa y Vieira de Queiroz están en la cárcel, todavía pueden apelar. Es otro paso que hemos dado en toda esta investigación.

'Es un paso, no una victoria', remarcó la hermana de Marielle sobre el juicio de los acusados.

Para Benício, dos años después del asesinato concretamente no se tiene nada; solo declaraciones vacías que no permiten acreditar que estamos realmente caminando a descubrir quién la mató, quién la mandó a ejecutar y las motivaciones de ese crimen.


Descarga la aplicación

en google play en google play