Escúchenos en línea

Ecuador marcada por avance de coronavirus

Quito. Prensa Latina | 25 de Julio de 2020 a las 09:37

Tras una difícil semana, marcada por un considerable aumento en casos de Covid-19, Ecuador se debate actualmente entre la creciente emergencia sanitaria y el plan en marcha de impulsar la reactivación comercial y económica.

El domingo pasado, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional daba cuenta de 74 mil 13 contagiados en todo este país andino, donde el primer caso se diagnosticó el pasado 29 de febrero.

Siete días después, la cifra de positivos a la nueva cepa de coronavirus es de 79 mil 49, lo que implica cinco mil 36 nuevos infectados en esa lapso.

Durante esta semana, al menos en dos jornadas el número de infectados ha superado el millar mientras que jueves y viernes fue de más de 900.

Por otra parte, las muertes subieron, de cinco mil 313 el domingo a cinco mil 468.

Quito, se confirmó como la urbe más golpeada por la incidencia de contagios, y sobrepasó a Guayaquil, primer foco de impacto de la pandemia, que ha ocasionado víctimas mortales en casi todo el mundo.

Mientras la propagación de la dolencia respiratoria no cede, las autoridades nacionales mantienen el plan de impulsar la recuperación en la economía, sector severamente dañado por la pandemia.

En ese camino, pese a pedidos de dirigentes locales, colectivos médicos e investigadores, continúa en la nación el Semáforo Epidemiológico que permite flexibilizar restricciones en el tránsito de rojo a amarillo y verde.

En Quito, por ejemplo, los casos se dispararon justamente después de la transición a amarillo, el pasado 3 de junio, que trajo consigo mayor movilidad en las calles, aglomeraciones y otras indisciplinas como la violación en el horario del toque de queda.

Con una red sanitaria al borde de la sobresaturación, la capital recibió, el martes último, ayuda del territorio guayaquileño, en insumos médicos y talento humano.

Desde la llamada Perla del Pacífico llegaron 10 carpas, 100 camas prehospitalarias, similar cantidad de concentradores de oxígeno, 10 mil mascarillas KN 95 y mil trajes de bioseguridad.

El cargamento consta además de 80 mil medicamentos, entre tabletas, cápsulas y ampollas, para ayudar a paliar la situación.

Mientras, la alcaldía despliega una campaña basada en la prevención, que busca llevar la atención médica y el diagnóstico a los barrios, para intentar encontrar casos en etapas tempranas y evitar la propagación.

A la par, continúan los controles, arreciados en siete puntos capitalinos, que coinciden en tener el mayor número de contagios y al mismo tiempo de incumplimiento al protocolo de seguridad establecido por el COE nacional.

Para muchos, incluidas varias autoridades locales, la medida no ha tenido el efecto esperado, pues la indisciplina social continúa, el personal policial y de las Fuerzas Armadas desplegado en las zonas conflictivas se expone a infectarse y los casos siguen en ascenso.

En consecuencia, insisten en pedidos de establecer Ley Seca, que prohíbe el expendio y consumo de alcohol y en algunos casos, ampliar el horario del toque de queda, pero ninguna de esas solicitudes han sido aprobadas por el COE.

En este momento, Quito necesita parar 15 días, incluso para mantener un control moderado en el resto de los cantones de la provincia, aseguró sobre la situación actual Paola Pabón, la prefecta de Pichincha, donde se ubica esta capital.

Al mismo tiempo, a nivel nacional, cantones en El Oro, Loja y Tungurahua, decidieron retroceder al color rojo y volver a las restricciones iniciales, ante el aumento de caos en varias localidades.

El panorama actual mantiene opiniones encontradas, entre quienes defienden la necesidad de incentivar la reanimación de la actividad comercial para aliviar los problemas financieros en familias y la nación, y los defensores de mantener el aislamiento a fin de frenar la expansión de la enfermedad, para poder hacer frente luego a la contracción económica.


Descarga la aplicación

en google play en google play