Escúchenos en línea

Raúl descentraliza agricultura cubana, elimina burocracia

La Habana. Agencia Reuters. | 1 de Mayo de 2008 a las 00:00
El presidente cubano, Raúl Castro, completó la descentralización del sector agrícola y redujo dramáticamente su burocracia, buscando estimular la producción de alimentos, dijo este jueves la prensa oficial. La toma de decisiones ha sido transferida desde el Gobierno central a los municipales, dijo Granma, el diario del gobernante Partido Comunista. Además fueron eliminadas 104 empresas estatales del sector. "Las delegaciones municipales de la agricultura -proceso organizativo que acaba de terminar- asumirán la responsabilidad del funcionamiento, el desarrollo, la prevención y el control de la base productiva agropecuaria," dijo el periódico. El artículo de Granma fue la primera señal oficial sobre la reestructuración, aunque algunos aspectos habían sido publicados por la prensa oficial y reportados inicialmente por Reuters. Durante décadas, el uso de la tierra y la distribución de los alimentos ha sido dirigida por el Ministerio de Agricultura desde La Habana. La reanimación de la agricultura es una pieza clave en el diseño económico de Raúl Castro, que reemplazó en enero a su convaleciente hermano Fidel en la presidencia. Cuba importó en el año 2007 alimentos por una cifra récord de 2.000 millones de dólares y la población se queja de los altos precios de la comida. "La producción de alimentos debe constituir una tarea principal para los dirigentes del Partido (Comunista), que es preciso estén conscientes de que en el presente y hasta donde es posible vislumbrar el futuro, es un asunto de máxima seguridad nacional," dijo Raúl en un discurso esta semana. En Cuba, el rendimiento de la agricultura y la ganadería está por debajo del promedio de América Central y el Caribe, según los expertos. Según el Gobierno cubano, alrededor de la mitad de las tierras arables están subutilizadas u ociosas. Los granjeros cubanos se quejan de la falta de eficiencia del sistema estatal, que, dicen, deja que las cosechas se pudran y no les entrega insumos a tiempo. Además de descentralizar la toma de decisiones, el Gobierno cubano abrió tiendas para vender por primera vez en décadas los insumos directamente a los agricultores. Los productores pueden vender cada vez más sus cosechas de forma directa a los consumidores e instituciones estatales como escuelas y hospitales. El Estado está ofreciendo más tierras a los agricultores privados y unas 1.100 cooperativas que producen más de la mitad de las frutas y vegetales del país con sólo el 20 por ciento de las tierras arables. El resto pertenece al Estado.

Descarga la aplicación

en google play en google play