Escúchenos en línea

Evo Morales dice que sigue en marcha conspiración

La Paz. Agencia Reuters. | 27 de Mayo de 2008 a las 00:00
El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este martes que la poca disposición de la oposición a un acuerdo es reflejo de una conspiración que busca echarlo del poder y frenar los cambios socialistas y pro indigenistas que inició hace dos años en el empobrecido país. El primer gobernante indígena boliviano dijo que no hay otra explicación para la persistente negativa de la oposición derechista a buscar una convergencia entre un proceso de cambio de Constitución y las autonomías demandadas por sectores empresariales de cuatro ricos distritos de tierras bajas. "No quieren acuerdos políticos, sólo buscan confrontación y ahí, como siempre, dicen que (hay que) tumbar al indio, eso lo saben todos, es el plan que tienen quienes no quieren el diálogo", dijo en conferencia de prensa Morales, quien previamente acusó a Estados Unidos de conspirar en su contra. El mandatario, un aliado del venezolano Hugo Chávez, renovó su denuncia un día antes de un nuevo intento de diálogo político en el Congreso y a menos de una semana de que los distritos amazónicos de Beni y Pando realicen referendos para aprobar estatutos de autonomía, siguiendo los pasos de Santa Cruz. La alianza derechista Podemos, la mayor fuerza de oposición, condicionó su participación en el diálogo nacional a que Morales haga compromisos concretos sobre una política tributaria nacional y reconozca los estatutos de autonomía. "Quienes ponen condiciones no quieren el diálogo, no quieren acuerdos para el bien de la familia boliviana", sostuvo el gobernante, quien al igual que los líderes del Congreso y las autoridades electorales nacionales niega validez legal a referendos de autonomía antes de un cambio constitucional. Morales agregó que el reconocimiento de las autonomías y la distribución de un impuesto petrolero son temas centrales del diálogo, pero que el Gobierno no puede asumir compromisos antes de una negociación. Las autonomías regionales no están permitidas por la actual carta magna, pero sí están contempladas en la Constitución aprobada a fines del año pasado por una asamblea dominada por el oficialismo y cuya puesta en vigencia ha resultado frenada por los procesos autonómicos. El presidente, en un acto posterior con motivo del Día de la Madre en la ciudad de Cochabamba, dijo que las autonomías al margen del cambio constitucional buscarían dividir al país para proteger los intereses de latifundistas y empresarios que se oponen a una "revolución agraria" en favor de los campesinos. "El mejor homenaje a las madres es defender la unidad del país y no pensar en esas republiquetas que ciertos grupos buscan para separar Bolivia", afirmó. Morales aprovechó también sus apariciones del martes para denunciar las agresiones con sello racista cometidas el pasado fin de semana por grupos de manifestantes opositores contra campesinos en la ciudad sureña de Sucre. A causa de esa violencia, el presidente indígena canceló una visita a Sucre, ciudad que reclama ser sede del Gobierno nacional, en desmedro de La Paz. Una agencia de Naciones Unidas denunció el lunes que la violencia de ciudadanos de Sucre contra campesinos seguidores de Morales fue un atentado a los derechos humanos, con "tinte de discriminación racial".

Descarga la aplicación

en google play en google play