Escúchenos en línea

Piden que se cobre nuevo impuesto a empresas mineras en Perú

Lima. Agencia PL. | 1 de Junio de 2008 a las 00:00
El Partido Nacionalista Peruano (PNP) planteó este domingo que las empresas mineras, principalmente transnacionales, paguen un tributo extraordinario para zanjar una disputa social por el reparto de parte de las utilidades de esas compañías. La referida organización propuso en un comunicado público que las empresas hagan una contribución equivalente al seis por ciento de sus utilidades, para destinar ese monto a las regiones en las que operan. El partido opositor reafirmó al mismo tiempo su posición a favor de un impuesto permanente a las sobre utilidades de las compañías mineras, aplicado en diversos países. El aporte extraordinario servirá, según el PNP, para zanjar la compleja disputa entre la Federación de Trabajadores Mineros y las regiones, por una parte residual de la parte de las utilidades que las compañías reparten entre su personal. La legislación establece que las empresas deben distribuir entre sus trabajadores ocho por ciento de sus utilidades, pero con un límite de 18 meses de salario, y lo que exceda esta suma debe ser entregado a las regiones para obras viales. Ante el reciente anunció de una huelga minera, el gobierno ofreció eliminar el tope de 18 meses para que todo ese porcentaje sea repartido entre los mineros, lo que motiva protestas de los gobiernos regionales. El líder del PNP, Ollanta Humala, comentó que el gobierno debe preocuparse no sólo del gravamen, sino del 92 por ciento restante, teniendo en cuenta las grandes utilidades de las transnacionales mineras. Dijo que, de aplicarse un impuesto a las ganancias extraordinarias de esas empresas, el Estado podría financiar las obras regionales, sin recortar las utilidades que corresponden a los mineros. El primer ministro, Jorge del Castillo, rechazó la posibilidad de establecer un impuesto a las sobreutilidades y prefiere dejar que las compañías entreguen aportes voluntarios. El economista Humberto Campodónico respaldó la demanda de un tributo permanente a las ganancias excesivas, y argumentó que las empresas del rubro han obtenido réditos espectaculares, pues en los últimos 10 años el precio del cobre se cuadruplicó y los del oro y la plata se triplicaron. Las utilidades de las siete principales compañías mineras crecieron, aseguró, de dos mil 879 millones a dólares en 2005 a cuatro mil 875 millones en 2007. Para los analistas Armando Mendoza y Gustavo Ávila, el aumento de las ganancias no se debió a mayores inversiones sino sólo al incremento de los precios internacionales de los metales. Otro argumento del gobierno contra el impuesto permanente planteado por el PNP sostiene que espantaría las inversiones. Sin embargo, ejecutivos de la transnacional canadiense BMO Nesbitt Burns afirmaron en el reciente VIII Simposio Internacional del Oro, en Lima, que un impuesto a las sobre-ganancias mineras no desalentaría las inversiones.

Descarga la aplicación

en google play en google play