Escúchenos en línea

218 millones de niños del mundo son trabajadores domésticos

Londres. Agencia Adital. | 11 de Junio de 2008 a las 00:00
Las cifras sólo se presentan en miles. Tanto en Brasil, donde llega a 559 mil; como en Panamá, donde es de 9 mil 300 niños, el trabajo infantil doméstico afecta la vida de los niños, que intercambian los salones de clases y los horarios de diversión, por pesadas cargas de trabajo. Mañana jueves, cuando el mundo se movilice en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, se estará exigiendo el fin de la explotación de 218 millones de niños. Más de la mitad de esos niños y adolescentes, entre 5 y 17 años, -cerca de 126 millones- realizan trabajos peligrosos y unos 8 millones y medio son explotados en las peores formas de trabajo ilegal, degradante y peligroso, en condiciones consideradas de esclavitud. El trabajo doméstico, según el informe "Esclavos, puertas adentro -las peores formas de trabajo infantil doméstico" divulgado este miércoles por la Organización sueca Save the Children, es el más vulnerable: "por un lado, por la absoluta carencia de poder social y económico (de los trabajadores) y, por otro, por las especiales condiciones que presenta el tipo de trabajo que realizan". En El Salvador, son 14.200 niños y adolescentes -menores de 19 años- explotados en el trabajo doméstico. De ésos, 4.102 tienen menos de 14 años. En Perú, son cerca de 150 niños trabajando en casas de familias. En Honduras, son cerca de 20.764 niños trabajadores domésticos. En Nicaragua, 17.694 y en Costa Rica, 12.498. En Guatemala, datos del 2000, revelados por el documento de Save the Children, dan cuenta de 40 mil niños, entre 5 y 17 años, explotados en el trabajo en el espacio doméstico. En el país centroamericano, los números señalan otra característica que marca el trabajo doméstico, la presencia mayoritaria -90%- de niñas. El informe encontró en Paraguay otra marca que caracteriza al trabajo doméstico: la frontera estrecha que existe entre la relación de trabajo y la relación personal. Tanto las familias empleadoras como las niñas explotadas, se confunden. Entre los paraguayos, esa forma de trabajo infantil no es considerada trabajo y es conocida como "criadazgo" (cuando una niña trabaja en casa de otra familia cama adentro y recibe algún dinero que envía a sus padres). Los menores de 18 años viven y trabajan como domésticos en casas de terceros, a cambio de vivienda, comida y educación. En el país, hay cerca de 67 mil niños y adolescente haciendo algún tipo de trabajo doméstico, 38 mil cocinan, lavan, limpian la casa, cuidan de niños y reciben algún tipo de pago, los otros son "criadazgos". De acuerdo con el Centro de Documentación y Estudios (CDE), en 2002, cerca del 60% del total de niños trabajadores tenían menos de 13 años y la mitad de ellos vivía en casa de los patrones. Los niños dejan sus casas, además de para intentar huir de la pobreza, para ayudar a sus familias, y para tener mejores oportunidades de educación.

Descarga la aplicación

en google play en google play