Escúchenos en línea

General y 48 policías peruanos siguen rehenes de manifestantes

Lima. Agencia AFP. | 17 de Junio de 2008 a las 00:00
Un general y 48 agentes policiales seguían este martes como rehenes de pobladores que los retienen desde el lunes en una iglesia del sur del Perú, en protesta por el reparto de regalías de la minera Southern, que se tornó violenta y dejó un centenar de heridos leves. Doce policías fueron dejados en libertad hacia el mediodía de este martes tras gestiones de la Defensoría del Pueblo, que convenció a los dirigentes de la protesta a que sean liberados para ser atendidos por presentar diversas lesiones. "Se ha logrado que sean evacuados doce efectivos policiales que presentaban diversas lesiones", dijo Hernán Cuba, representante de la Defensoría. Sin embargo, aun quedan en el interior de la catedral de Moquegua 48 policías con su jefe, el general Alberto Jordán, siempre bajo vigilancia de cientos de pobladores que se encuentran en las afueras del templo, precisó el funcionario. Inicialmente la Defensoría había señalado que los cautivos eran 65 policías, pero tras un conteo realizado este martes se determinó que el total de retenidos llegaba a 60. Cuba dijo que la calma va retornando a Moquegua, 1.200 km al sur de Lima, y señaló que cada vez es menor el número de pobladores en huelga frente a la iglesia. El general Alberto Jordán y los policías a su mando fueron tomados como rehenes tras violentos enfrentamientos registrados cerca al puente Montalvo, sobre la carretera Panamericana, que se encuentra bloqueada con troncos y piedras desde hace una semana. El lunes, miles de personas con palos, piedras y hondas afrontaron a un centenar de policías por el control del estratégico puente. Furiosos por los gases lacrimógenos empleados, los manifestantes arremetieron contra los policías, a quienes aislaron. Igualmente quemaron un vehículo policial y una caseta de peaje. Con sus tropas visiblemente desbordadas, el general Jordán decidió capitular, y con una bandera blanca en la mano intentó calmar a la multitud. Jordán y unos 60 de sus hombres fueron entonces neutralizados y obligados a sentarse al sol antes de ser trasladados a pie en la noche a la catedral, donde permanecen hasta ahora. "Se está buscando la manera más pacífica posible y la más adecuada para que se pueda lograr que los efectivos policiales puedan salir de la iglesia", dijo Cuba. Por gestiones de Cuba y del párroco de la iglesia local los policías rehenes recibieron sus alimentos temprano este martes. "Ellos están bien tratados", aseguró el representante de la Defensoría. El presidente del gobierno regional de Moquegua, Jaime Rodríguez, dijo que la situación es crítica. "Las cosas se han ido de las manos a los dirigentes", admitió. El corte de la Panamericana ha generado desabastecimiento en la ciudad y además ha aislado a la vecina región de Tacna, limítrofe con Chile, que comienza a sentir la falta de combustibles y alimentos. La tensión se percibe en Moquegua con el cierre total de la actividad comercial y la suspensión de clases en los colegios, a la vez que se advierte en las calles la ausencia de policías, acuartelados en su comandancia. En Lima, el primer ministro Jorge del Castillo y autoridades regionales continuaban este martes un diálogo iniciado el lunes y en el cual firmaron un documento que marca un acuerdo inicial sobre las demandas planteadas. El ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, informó que hay aproximadamente cien heridos, que presentan diversos traumatismos e incluso fracturas de costillas por caídas, pero aseguró que ningún caso reviste gravedad. La agitación social es frecuente en las regiones mineras en el Perú, donde las poblaciones exigen más recursos al gobierno y a las grandes compañías mineras, acusadas de lograr enormes beneficios y dañar el medio ambiente.

Descarga la aplicación

en google play en google play