Escúchenos en línea

Cancilleres europeos discuten levantar sanciones contra Cuba

Bruselas. Agencia AFP. | 19 de Junio de 2008 a las 00:00
Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) debaten este jueves por la noche, en la apertura de la cumbre de Bruselas, si el bloque levanta las sanciones diplomáticas contra Cuba, una cuestión que España defiende pero continúa dividiendo a los 27 países de la UE. "Estamos debatiendo. Estoy a favor de levantar las sanciones, creo que con las sanciones no tenemos mucho, pero queda aún por ver cómo lo hacemos", afirmó este jueves el ministro esloveno de Relaciones Exteriores, Dimitrij Rupel, en cuyo país recae actualmente la presidencia rotativa de la UE. Siguiendo la opinión de España, la presidencia eslovena preparó un texto básico sobre el cual los cancilleres debían haberse pronunciado el lunes durante una reunión en Luxemburgo. Pero, por petición de la canciller alemana Angela Merkel, la cuestión fue postergada hasta el primer día de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, el jueves y viernes en Bruselas. Además de levantar las sanciones impuestas contra el régimen comunista por la condena de 75 disidentes en marzo de 2003 a duras penas de cárcel y la ejecución sumaria de tres secuestradores de una lancha que pretendían emigrar a Estados Unidos, el texto preparado por Eslovenia propone entablar un diálogo político con el gobierno de Cuba. "El debate que hemos mantenido en las dos últimas semanas ha avanzado en una dirección que me parece buena", afirmó el jueves el canciller sueco, Carl Bildt, al tiempo que hacía hincapié en que los gestos de apertura realizados por Raúl Castro tras la retirada de su hermano Fidel no bastan. "Tenemos visiones encontradas sobre lo que está sucediendo en Cuba. Algunas personas han visto grandes cambios. Mis microscopios no son suficientemente grandes para localizar esos cambios", afirmó. "Hemos hablado con las autoridades de Cuba (...) y les dijimos con claridad que queremos ver más progresos, que queremos ver la liberación de más presos políticos", afirmó por su parte Benita Ferrero-Waldner, Comisaria de Relaciones Exteriores de la UE. Las sanciones, que consisten en limitar las visitas gubernamentales bilaterales de alto nivel y en invitar sistemáticamente a disidentes cubanos a las embajadas de países de la UE, están suspendidas desde 2005 gracias a la presión del gobierno socialista español. Antes del aplazamiento del lunes, numerosos responsables europeos se habían mostrado optimistas. "Todo parece señalar que habrá un acuerdo, hay algunos detalles por resolver, pero espero que sean resueltos", había declarado el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, el español Javier Solana. La República Checa es el más reticente de los 27 a levantar las sanciones. "Para nosotros, es seguro que Cuba debe moverse en la cuestión de los derechos humanos", afirmó el ministro checo de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, cuyo país cuenta con el apoyo de Holanda y Dinamarca. Ahora, la inesperada petición de un aplazamiento por parte de Merkel hace temer que a las reservas de checos, holandeses y daneses se sumen discrepancias en el seno de la coalición gubernamental alemana. La oposición moderada cubana Arco Progresista pidió a la UE que impulse cambios políticos en Cuba con una "normalización" de relaciones que obligue al gobierno a realizar reformas reales. En cambio, las familiares de presos políticos y líderes opositores agrupados en una Agenda para la Transición, pidieron a la UE que mantenga las sanciones, pues aún quedan en prisión 55 de los 75 detenidos en 2003.

Descarga la aplicación

en google play en google play