Escúchenos en línea

Chávez y Rey España zanjan diferencias en Mallorca

Madrid. Agencia Reuters. | 25 de Julio de 2008 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el rey Juan Carlos I se dieron un fuerte apretón de manos este viernes, en su primer encuentro desde que el monarca español mandara callar al líder caribeño en la Cumbre Iberoamericana de noviembre. Un Chávez relajado bromeó y propuso ir a la playa al Rey, que lo recibió sonriente a las puertas del Palacio de Marivent de Mallorca, en una muestra de que ambos han dejado a un lado sus diferencias. "¿Y por qué no nos vamos a la playa? (...) Esto parece como el Caribe, parece que estuviéramos en Cuba o en Jamaica," dijo Chávez al rey. Sin embargo, el líder venezolano, vestido con traje oscuro y corbata, no llegó a abrazar al monarca, como había dicho que le gustaría hacer. Las relaciones entre ambos países se deterioraron el año pasado cuando el rey espetó a Chávez un "¿por qué no te callas?" cuando el presidente venezolano interrumpió un discurso del jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la cumbre iberoamericana en Chile. La grabación del enfrentamiento dio la vuelta al mundo, e inspiró tonos de teléfonos móviles, bromas y camisetas. El rey perdió los nervios cuando Chávez llamó fascista al ex presidente José María Aznar, lo que llevó a Zapatero a pedir respeto por un representante elegido por el pueblo español. Minutos después, Juan Carlos se levantó de su asiento y salió de la reunión. Chávez amenazó después con revisar los lazos diplomáticos y empresariales con España, un importante inversor en la región, y exigió una disculpa del monarca. Sin embargo, las relaciones se han calmado desde entonces, y Chávez envió sus saludos al Rey de España a través de Zapatero, con el que se reunió en Perú en mayo. Tras verse con el rey, Chávez se desplazará a Madrid para una corta reunión y un almuerzo con Zapatero, en el marco de una gira que lo ha llevado a Rusia, Bielorrusia y Portugal.

Descarga la aplicación

en google play en google play