Escúchenos en línea

Economía venezolana a todo vapor en beneficio popular

Caracas. Agencia PL. | 5 de Septiembre de 2008 a las 00:00
Luego de una veintena de trimestres consecutivos de expansión, la economía venezolana no da muestras de recalentamiento y el Producto Interno Bruto (PIB) comenzó a dibujar una perspectiva de significativa alza para fin de año. El Banco Central confirmó que el PIB a precios constantes registró un crecimiento del 7,1 por ciento durante el segundo trimestre de 2008, respecto a igual período del año pasado. Expertos gubernamentales concluyeron que ese crecimiento, superior al 4,9 por ciento del primer trimestre de 2008, determina una expansión de alrededor de 6,0 por ciento para todo el primer semestre del presente año. El desempeño del acápite estuvo impulsado por diferentes componentes, entre los que destacan una recuperación de la inversión bruta fija, de origen nacional en el 10,7 por ciento y en particular para la construcción (13,5) y maquinarias y equipos (4,4). La actividad económica en el segundo trimestre fue curiosamente aupada por el desarrollo del sector no petrolero, que creció en el 7,8 por ciento, incluso por encima del rubro hidrocarburos: 3,2 por ciento. El ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, auguró a finales de agosto que la expansión del Producto Interno Bruto podría cerrar el año en 6,7 por ciento, al tiempo que el país liderado por el presidente Hugo Chávez continuará combatiendo efectos inflacionarios. Rodríguez destacó que el crecimiento económico doméstico se ubica entre los mejores de América Latina, en momentos cuando la recesión lastra el movimiento empresarial de naciones altamente industrializadas como Estados Unidos, y algunas en la Unión Europea. Además el titular desmintió informaciones de la prensa opositora en el sentido de que la deuda pública avanza por cifras que frisan el nueve por ciento, y explicó que descontando los actuales niveles de débito interno, el monto verdadero es 0,42 por ciento. Refirió su proyección sobre los números relativos a la inflación para fin de 2008, y aclaró que no se trata de una meta, sino de una perspectiva cercana al 27 por ciento, luego que durante los meses transcurridos el dato está en 17,3 por ciento. Rodríguez reconoció que, como en muchos países petroleros, la economía venezolana es estructuralmente inflacionaria porque normalmente el desenvolvimiento de los ingresos supera la capacidad productiva nacional, y esta tendencia de precios se refleja más en la cadena agroalimentaria, dijo. En ese sentido, adelantó que el Estado venezolano aplicará próximamente medidas de saneamiento financiero y proseguirá consolidando el aumento de la frontera agrícola para oxigenar la productividad y, por ende, controlar los costos a la baja. Una revolución industrial siempre debe ir precedida o montada en una revolución agraria, y en tal camino trabaja el gobierno liderado por el presidente Chávez, entre otros aspectos, en la sustitución de importaciones, acotó. Recordó que el gasto social de la administración central para impulsar programas comunitarios ha superado en los últimos años cifras de 50 mil millones de dólares, mientras el Estado garantiza la disminución de la mortalidad infantil y el alza de sus reservas. Venezuela debe ver de manera esperanzadora el acápite de la distribución de ingresos; son pasos que mejorarán la calidad de vida de nuestros compatriotas, pese a que el sector privado mantiene un peso en la productividad del 60 por ciento, señaló. El ministro aplaudió el aumento en el número de pensionados que pasó de 387 mil en 1998, hasta un millón 206 mil personas, para 2008. Calificó como determinante la cantidad de población beneficiada por el programa de alimentación escolar: 252 mil en 1999, y unos cuatro millones en 2008. Defendió mecanismos de tributación acordes con la realidad internacional actual y que favorezcan a las clases populares, para alejar cada vez más al país de la cultura rentista inducida por métodos capitales tas de gobiernos anteriores, remarcó. Trascendió también en agosto que el presupuesto nacional venezolano de 2009 podría aumentar en el 20 por ciento con respecto a este año, y traducirse en un monto adicional de 27,5 mil millones de bolívares (12,7 mil millones de dólares). En opinión del diputado de la Asamblea Nacional, Simón Escalona, el sector de la educación pública tendrá gran relevancia en la planificación financiera del Estado para el próximo período. Un ajuste superior al 20 por ciento podría registrar el presupuesto para el ejercicio fiscal 2009 en relación con las cifras de la etapa previa, cuando se calcula en 137,5 mil millones de bolívares o 63,9 mil millones de dólares, indicó la fuente. El vicepresidente de la Comisión Permanente de Finanzas del Parlamento subrayó que se trata de un monto monetario dirigido a la ejecución de políticas públicas, un plan al alcance de todos nuestros compatriotas para reforzar los Consejos Comunales. Escalona señaló que el programa está siendo analizado por expertos del Ministerio para la Economía y Finanzas, y el gobierno de Chávez dio prioridad en el mismo al carácter social y humanista de planes comunitarios dirigidos a optimizar los principales servicios básicos. El legislador recalcó que la educación será uno de los puntos más apoyados, siguiendo la evolución progresiva del número de estudiantes, instituciones docentes en el país y los sistemas de formación y capacitación de la población. Analistas de la oposición han divulgado informes sobre el supuesto peligro inherente a la eventual retirada de las inversiones extranjeras del país andino, según ellos como consecuencia del programa de nacionalizaciones adelantado por Caracas. Empero, el presidente Chávez descalificó esas amenazas de la oposición acerca de una supuesta y futura huida de inversiones de Venezuela, y acentuó que este país no necesita capitales foráneos saqueadores. El mandatario recordó que esta nación suramericana cuenta actualmente con la colaboración de empresas basadas en países como Vietnam, Belarús, China, Irán, Brasil, Argentina y otros. Chávez indicó que Venezuela defiende la transferencia tecnológica hacia este territorio, pero rechaza el chantaje de los oligarcas sobre el eventual escape de los inversionistas extranjeros. Ellos siempre usan ese chantaje, pero nosotros no cedemos ante ninguna amenaza; de hecho no queremos ni necesitamos aquí a la inversión envenenada, la que llega al país para saquear, no para desarrollarlo, recalcó el estadista. Nuestro país se ha convertido en inversionista en otras naciones y actuamos con respeto a las leyes. Pero preferimos recibir inversión de esfuerzos y tecnologías, transferencias tecnológicas, es decir, capitales integrales, concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play