Escúchenos en línea

Evo llama al diálogo a fascistas para refundar Bolivia en paz

La Paz. Agencias. | 17 de Septiembre de 2008 a las 00:00
El presidente de Bolivia, Evo Morales, decidió este miércoles anticipar el inicio del diálogo con la oposición regional para pacificar al país, mientras cesaban la mayor parte de las violentas protestas políticas que dejaron al menos 15 muertos y cuantiosos daños económicos. El gobernante dijo que pretendía que el diálogo sea instalado en la tarde de este miércoles y no el jueves como acordó con el Consejo Nacional Democrático (CONALDE), que agrupa a prefectos y dirigentes cívicos de las tierras bajas del oriente y del sur, que rechazan los planes socialistas del Gobierno. "Quiero convocar a los prefectos desde esta tarde, quiero verlos a las 4, 5 de la tarde en (la ciudad central de) Cochabamba," anunció Morales en un acto en el Palacio de Gobierno, revelando su deseo de alcanzar un acuerdo antes de los 30 días de plazo establecidos en el pacto preliminar. Las bases del diálogo quedaron confirmadas en la noche del miércoles, cuando el prefecto del distrito sureño de Tarija, Mario Cossío, en representación de los distritos rebeldes, aceptó firmar el documento que previamente había sido suscrito por el Gobierno. Con la firma del acuerdo, la oposición regional se resignó a perder a uno de sus más polémicos miembros, el prefecto del departamento amazónico de Pando, Leopoldo Fernández, detenido y confinado el miércoles en lugar desconocido acusado por una mortal emboscada contra una caravana de campesinos oficialistas. La matanza el jueves pasado, que dejó según datos oficiales 15 muertos y decenas de heridos y desaparecidos, fue el acto más sangriento en la ola de violencia que ha sacudido a Bolivia, lo que llevó al Gobierno a dictar el estado de sitio en Pando. Otras dos personas murieron cuando el Ejército recuperó por la fuerza el aeropuerto de la ciudad de Cobija, la capital pandina, que estaba tomado por seguidores opositores tal como el resto de las oficinas públicas en el distrito. Negociaciones adelantadas No había respuesta inmediata de los prefectos a la decisión de Morales de apurar el diálogo, con el que pretende asegurar la aprobación el próximo año de una nueva Constitución que "refundará" Bolivia con más poder para los indígenas y un modelo económico sin latifundios y regido por el Estado. La reforma agraria impulsada por Morales es duramente criticada en los distritos orientales, donde latinfundistas controlan la mayor parte de las tierras fértiles. El mandatario tiene su base de apoyo en el occidente, donde empobrecidos indígenas sobreviven de la agricultura de subsistencia. El gobernante prometió respetar los pedidos de autonomía de los distritos opositores y una devolución parcial de un impuesto petrolero, reclamados por los líderes de una ola de protestas que durante tres semanas hundió a parte del país en el caos con decenas de bloqueos de carreteras, tomas de edificios públicos y ataques a la infraestructura energética. El estallido fue el mayor desafío enfrentando en dos años y medio de gestión por el indígena Morales, un estrecho aliado del presidente venezolano, Hugo Chávez. Morales dijo además que pretendía que la negociación dure menos de los 30 días pactados y anunció que invitará a iglesias protestantes a sumarse al papel de observadores asignado originalmente a la Iglesia Católica. La Unión de Naciones Suramericanas, que el lunes dio un fuerte apoyo a Morales en una cumbre de emergencia en Santiago de Chile, enviará al ex canciller chileno Juan Gabriel Valdés para acompañar las negociaciones. Bloqueos en retirada Como consecuencia del acuerdo inicial, dirigentes regionales anunciaron el levantamiento de los bloqueos y tomas de carreteras e instalaciones públicas que tensionaron al empobrecido país en las últimas semanas, aunque persistían los cortes de rutas que realizaban campesinos oficialistas. También concluyó la toma de una estación de un gasoducto en la ciudad de Yacuiba, fronteriza con Argentina, según anunció a radioemisoras el líder cívico de esa región, Hugo Baldiviezo. Esto permitiría normalizar el bombeo de gas natural a Argentina, que fue reducido a 1,2 millones de metros cúbicos diarios desde la semana asada como consecuencia de la toma de la estación. El flujo suele llegar a alcanzar un máximo de 2 millones de metros cúbicos al día. En Santa Cruz, la capital económica del empobrecido país, fuentes del Gobierno nacional dijeron que esperaban el cumplimiento del anuncio opositor de devolución de una treintena de oficinas y empresas nacionales tomadas, y en gran parte saqueadas, por grupos de choque del movimiento autonomista. También en el distrito homónimo, la Asamblea del Pueblo Guaraní y la Confederación de Pueblos Indígenas dijeron que mantenían los bloqueos de carreteras troncales exigiendo la devolución de la infraestructura del Gobierno nacional y de su también saqueada sede gremial.

Descarga la aplicación

en google play en google play