Escúchenos en línea

Crisis financiera cambiará para siempre a los bancos, dice el BID

Washington. Agencia AFP. | 28 de Septiembre de 2008 a las 00:00
La crisis financiera "cambiará para siempre la forma de hacer banca en el mundo", opinó el economista Enrique Iglesias, que recomienda ortodoxia macroeconómica, control de la inflación y solidaridad regional a los países de América Latina para atenuar su inevitable impacto. "Habrá un cambio en la forma de hacer banca", anticipó Iglesias en Nueva York, en una entrevista con la AFP en la que expuso su visión de la crisis en Estados Unidos y preconizó una batería de antídotos para América Latina. "Mi experiencia personal --y la historia siempre lo demuestra-- me dice que los países siempre se ponen a cambiar las estructuras financieras del mundo y las instituciones solamente con las grandes crisis", señaló Iglesias. El secretario general iberoamericano recordó que "el tema del cambio de la arquitectura financiera estuvo en boga en los años 90, cuando América Latina padecía la crisis de la deuda que comenzó en los 80. Pero no se hizo nada". "Pienso que en este caso, inevitablemente aparecerán nuevas formas. Con la crisis del 29 --una de las más grandes que recuerda la historia moderna-- nacieron instituciones como la Reserva Federal de Estados Unidos y en 1945 los organismos de Bretton Woods" (Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, después de la Segunda Guerra Mundial). "La especulación financiera que dio lugar la innovación de los últimos años ha sido muy fuerte y hoy hay conciencia de que esa innovación, que es creadora de oportunidades, tiene que tener un sistema regulatorio igualmente innovador", explicó. Según el ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), "la banca estuvo muy dominada en los últimos años por la creatividad sin límites de la banca de inversión, que tuvo aspectos muy positivos para la economía mundial pero que ha hecho agua en la crisis actual". "La banca tradicional pasó a un lado por fuerza de creatividad de la banca de inversión. Al no haber regulación, se entró en crisis especulativas, en grandes burbujas y un derrumbe de esas bancas de inversión", aseguró. "La idea de crear nuevos mecanismos está ahí, pero esos mecanismos tendrán que estar acompañados por una regulación financiera de parte de los organismos de control", dijo. Para América Latina, el economista hispano-uruguayo vaticinó como "inevitable" el impacto de la crisis: "Mientras se da la reconstrucción del sistema financiero --que va a llevar tiempo--, se reducirá el crédito internacional (...) Hay mucha banca extranjera en América Latina que va a padecer movilización de sus recursos hacia otros destinos". Un segundo impacto afectará, según Iglesias, el precio de las materias primas. "En la medida en que la recesión se instale en los países centrales, eso va a afectar la demanda por las materias primas y por lo tanto vamos a tener una previsible caída de los precios, aunque sea limitada", aseguró. Por otra parte, "si realmente la recesión continúa y muerde el empleo, va a afectar el empleo de los emigrantes y su capacidad de contribuir con las remesas hacia los países de origen". "El cuarto impacto se producirá en la voluntad de los países por mantener sus niveles de inversión, una pérdida de apetito en las inversiones de empresas que comienzan a retraerse en cuanto a su expansión", enfatizó. Sin embargo, Iglesias asegura que en Latinoamérica los "países están mejor colocados que nunca para hacerle frente a este fenómeno". "Tienen muchas más reservas, inflación bajo control, una deuda externa reducida, una banca saneada --lo cual no es poca cosa cuando uno compara con la situación de algunos países del mundo industrializado-- e instrumentos flexibles para hacer frente, como los instrumentos cambiarios". Invitado a presentar recomendaciones a los gobiernos de América Latina, Iglesias dijo que "lo primero que hay que hacer es tratar de mantener al máximo la ortodoxia económica, controlar variables y evitar un aumento de la inflación. Una buena gestión macroeconómica y estabilidad interna". "Más que nunca, se vuelve importante la reforma fiscal. Es un tema pendiente todavía en América Latina. Hacer del sector fiscal un elemento de control de esa estabilidad macroeconómica", precisó el economista. "En tercer lugar, puede haber un avance de políticas públicas para ciertos problemas específicos. Por ejemplo, los precios de los alimentos, que es una preocupación grande hoy en día. Los Estados van a estar llamados a intervenciones para controlar el impacto de los precios sobre los sectores más necesitados". Finalmente, Iglesias puntualizó: "En la medida en que los mercados internacionales pueden volverse mucho menos activos, aumenta la necesidad de la integración en América Latina. Hay que imaginar cosas que nos permitan crear defensas colectivas dentro del espacio latinoamericano".

Descarga la aplicación

en google play en google play