Escúchenos en línea

Chávez amplía el ALBA y estrecha lazos en el exterior

Caracas. La Gaceta de los Negocios. | 29 de Septiembre de 2008 a las 00:00
La crisis financiera que azota los mercados internacionales ha supuesto la excusa perfecta para que Hugo Chávez critique una vez más las maldades de la economía de mercado, además de intentar estrechar lazos con estados supuestamente afines. En los últimos meses, el presidente venezolano se ha esforzado en “construir alianzas”, a la vez que intenta aprovechar lo que él denomina “nueva dinámica geopolítica”, por lo que quiere “andar rápido”. El dirigente bolivariano, poco a poco, consigue adeptos a su causa, al aprovechar, por un lado, la poca importancia que la Administración Bush ha dedicado durante su mandato a su histórico patio trasero y, por otro, la subida de los precios de los combustibles. Con ello ha conseguido comprar alianzas y abrirse camino fuera de Latinoamérica. Sus dos principales instrumentos de integración en la región continúan sumando acólitos. Con Petrocaribe Caracas ya provee de petróleo a 23 naciones pobres en ventajosas condiciones, y con el ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas) intenta dar respuesta a la fallida ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) promovida por EEUU. El último miembro en ingresar fue Honduras, que a finales del pasado mes de agosto se unió a Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica y Venezuela. Pero el continente americano parece quedarse pequeño para las ansias expansionistas de Chávez, que a lo largo de todo el mes de septiembre ha realizado varias giras internacionales para estrechar lazos con África, Asia y Europa, siempre bajo el paraguas de la cooperación energética. Nuevos viajes En este marco realizó la primera visita de su historia a Suráfrica, en la que expuso su idea de integración de los pueblos del Sur. Sus palabras altisonantes quedaron plasmadas en un acuerdo por el que la empresa petrolera estatal surafricana trabajará de manera conjunta con Petróleos de Venezuela (PDVSA). La pasada semana, el mandatario venezolano realizó su última gira, en la que estrechó nexos “estratégicos”, mientras se encuentra inmerso en su última crisis con EEUU. En ella, y tras congratularse del hundimiento del “sistema financiero internacional que ha explotado a su antojo a los pueblos del mundo”, ha firmado lucrativos contratos en Asia y Europa. En este sentido, ha suscrito acuerdos de financiación con China por valor de 6.000 millones de dólares, aunque el paquete más importante de contratos lo gestó en Rusia. Entre ellos destaca un consorcio energético entre Gazprom y PDVSA, que según indicó, será “el mayor del mundo”. Otra de las patas del acuerdo fue la cooperación militar, que ha sido reforzada con un crédito ruso de 1.000 millones para la compra de armamento. Chávez completó la gira con una visita a Francia, donde se comprometió con Sarkozy en una “asociación estratégica” con el comercio bilateral como eje, mientras que en Portugal adquirió un millón de ordenadores.

Descarga la aplicación

en google play en google play