Escúchenos en línea

Cuba prevé crecer 6% en 2009, tras cerrar 2008 en 4,3%

La Habana. EFE. | 27 de Diciembre de 2008 a las 00:00
El ministro de Economía de Cuba, José Luis Rodríguez, anunció este sábado que el objetivo de crecimiento de la isla para 2009 es del 6 por ciento, aunque reconoció que el plan del próximo año está elaborado con un "alto nivel de incertidumbre" y confirmó que la economía creció este año un 4,3 por ciento. Rodríguez presentó el informe económico del año en la segunda sesión plenaria del Parlamento cubano, donde subrayó que el plan de 2009 se elaboró en base a la reducción de los gastos, "adecuándolos a los ingresos", y teniendo en cuenta la mayor complejidad de la situación internacional. Indicó que han debido "posponerse inversiones y otros gastos no imprescindibles" y que harán falta recursos adicionales para satisfacer las "necesidades de importación y el pago de los compromisos financieros internacionales", algo que representa ya el 8 por ciento del PIB. No obstante, el también vicepresidente del Consejo de Ministros señaló que "se continúa trabajando para contar con algunas reservas que permitan enfrentar los imprevistos" y que se dará prioridad a los "objetivos esenciales del país". Rodríguez sostuvo que en 2008 la economía obtuvo "discretos resultados positivos" al crecer un 4,3 por ciento, frente al 8 por ciento previsto para el ejercicio e incumpliendo por segundo año consecutivo el objetivo previsto. El Gobierno cubano calcula el Producto Interior Bruto (PIB) aplicando una fórmula con la que otorga un valor ponderado -no desvelado- al beneficio que obtiene la población por servicios públicos gratuitos como la educación, la salud y el deporte. "Se avecinan tiempos de duro esfuerzo y de combate sin tregua frente a las dificultades, empezando por nuestras propias insuficiencias y errores", dijo Rodríguez. Además, afirmó que "constituye una necesidad insoslayable fortalecer la disciplina financiera y planificar las actividades económicas y sociales de acuerdo a los recursos disponibles y en el orden de prioridad que el país decida". En ese sentido, el ministro urgió a resolver el problema de la doble moneda y a encontrar solución a los problemas de gestión en el aparato estatal, donde existe, criticó, "lentitud e ineficiencia, así como falta de la debida comunicación y coordinación entre empresas y organismos". "Estamos obligados a trabajar más aceleradamente para crear las condiciones que nos permitan fortalecer la moneda nacional y eliminar la dualidad monetaria que hoy impide la correcta medición de los fenómenos económicos y crea importantes obstáculos para nuestro desarrollo", añadió. El ministro destacó las pérdidas de 9.722 millones de dólares dejadas por el paso de tres huracanes en los últimos meses y citó el aumento de los precios de alimentos y combustibles en el mercado internacional entre las razones para el resultado de 2008. Por sectores se registró un crecimiento del 2,6 por ciento en la productividad del trabajo -índice que tiene en cuenta la producción con relación al salario-, del 6,6% en inversiones; un 1,2%, en la industria; 3,3%, en la construcción, y 7,4% del transporte. También crecieron las comunicaciones, un 9%, y los servicios, un 8%, mientras que en el sector externo las exportaciones de bienes y servicios aumentaron un 7,2% con relación a 2007. En el sector del turismo, Cuba estima cerrar el año con 2.350.000 turistas, un 9,3 por ciento más que el año pasado para un crecimiento del sector del 2 por ciento. Rodríguez señaló que el incremento de los alimentos obligó al país a pagar casi 840 millones de dólares por encima de lo que gastó el año pasado y los ingresos del níquel, principal bien de exportación, estuvieron "unos 250 millones dólares por debajo de lo previsto". El Estado cubano importa alrededor de un 80 por ciento de los alimentos que suministra a la población. "Para cubrir la demanda interna, el país debe asegurar un volumen de inversiones que son la única garantía para un desarrollo sostenible", indicó.

Descarga la aplicación

en google play en google play