Escúchenos en línea

América Latina antiestadounidense vuelve espalda a Israel

Caracas. AFP. | 16 de Enero de 2009 a las 00:00
Venezuela y Bolivia cortaron sus relaciones diplomáticas con Israel esta semana debido a la ofensiva militar en la Franja de Gaza, una decisión que muestra las diferencias en el seno de América Latina y que está alimentada por un profundo sentimiento antiestadounidense. A Venezuela y Bolivia se sumaron duras declaraciones contra el Estado hebreo del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y el nicaragüense, Daniel Ortega. Como ocurrió hace unos meses durante el conflicto en la región separatista georgiana de Osetia del Sur, en el que Venezuela y Nicaragua apoyaron a Rusia y acusaron a Estados Unidos de "planificar" el enfrentamiento, o en noviembre de 2008, a la hora de recibir en la región a una flotilla de guerra de Moscú, estos países latinoamericanos, considerados por Washington el eje rebelde de América Latina, mostraron una misma postura en cuestiones de política exterior. Para el experto en temas internacionales Carlos Romero, esta actitud se debe a "la alta politización del tema de Oriente Medio en América Latina y al vínculo que se hace entre la política exterior de Israel y Estados Unidos". "Pero en América Latina hay un consenso mayoritario de que en este asunto, la búsqueda de la paz en la región debe separarse de las críticas a Israel por el uso de la fuerza militar", explicó a la AFP. Desde el inicio de la ofensiva, que ya dejó más de 1.000 muertos palestinos, la posición diplomática de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos, incluso de los más cercanos a Estados Unidos como Colombia y México, fue pedir la interrupción de los bombardeos israelíes. Frente a las decisiones radicales de Venezuela y Bolivia, Brasil habló con una voz diferente y, absteniéndose de criticar abiertamente al gobierno israelí, abogó por crear un frente común de países neutrales que pidan un alto el fuego e impulsen un "clima de paz y convivencia". Venezuela, que ya había expulsado al embajador israelí el 6 de enero, argumentó que su ruptura de relaciones se debe a que Tel Aviv desoye la voz de la ONU y sus resoluciones para poner fin a la ofensiva militar en Gaza. "Un gobierno de principios y con ideales bolivarianos no puede menos que decir a los gobernantes de Israel que hasta aquí llegan sus desmanes, que en el mundo hay países que no pueden tolerar el genocidio", consideró el profesor del Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual de Caracas, Raymundo Kabchi. Los gobiernos venezolano y boliviano, convertidos ya en héroes entre los palestinos, han insistido además en acusar a Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI) por delitos "de lesa humanidad". "¡Qué triste que Israel se preste y siga actuando como brazo asesino del imperio yanqui!", lamentó Chávez. El jueves, el presidente boliviano, Evo Morales, recalcó que quedarse sin hacer nada frente a la ofensiva en Gaza convierte "en cómplices de semejante genocidio". "La ONU es para el mundo no para Estados Unidos", subrayó el mandatario criticando la pasividad del organismo multilateral. En Managua, Ortega calificó la ofensiva contra Gaza de "genocidio" y no de guerra, ya que el pueblo palestino "está desarmado", mientras que Correa se sumó "con decisión" al pedido de una condena internacional contra Israel y condenó sus prácticas "neocolonialistas e imperialistas" contra los palestinos. Según el embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, Israel aplica en Gaza una ley del Talión "enmendada" y su actitud no puede contar con el silencio de Venezuela. "Ya no es ojo por ojo y diente por diente. Ahora es: tú matas uno de los míos y yo mato 500 de los tuyos, tú matas uno de mis niños y yo te bombardeo una escuela; tú matas uno de mis ancianos y yo acribillo a los refugiados protegidos por la ONU; tú me mandas cohetes artesanales y yo te respondo con misiles teleguiados, con F-16", denunció en un discurso ante la OEA.

Descarga la aplicación

en google play en google play