Escúchenos en línea

Ex rehén Sigfrido López dice que se salvó de milagro

Bogotá. La Voz.com. | 6 de Febrero de 2009 a las 00:00
El ex diputado regional Sigifredo López, libre tras siete años de cautiverio en poder de las FARC, dijo este viernes que se salvó de morir "por un milagro de Dios", confesó que pensó en el suicidio y que ahora en libertad comprueba el daño que el plagio causó a su familia. Expresó que adora a su esposa Patricia Nieto, "...pero la he encontrado que el secuestro le ha hecho más daño que a mí... uno sufre, pero es que la gente acá afuera sufre más", dijo López en una entrevista con la radio Caracol. Por la libertad "mi alegría es mucha, pero encuentro que hay mucho dolor en ellos, en mi mamá, en los hijos", agregó, rompiendo en llanto. Dijo que su primera noche en libertad la pasó hablando con toda su familia y que no había podido dormir de la felicidad. López, un abogado de 45 años, quedó libre el jueves cuando rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lo entregaron en un punto del suroeste a una misión humanitaria del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la senadora Piedad Córdoba. Fue secuestrado el 11 de abril del 2002 junto a otros 11 de sus colegas diputados de la asamblea legislativa en Cali, departamento de Valle del Cauca y a unos 300 kilómetros al suroeste colombiano. López fue el único que sobrevivió a un confuso incidente armado en el que los otros diputados murieron baleados, en junio del 2007. En ese momento, las FARC dijeron que López se encontraba en otro campamento y por eso sobrevivió. Tras su liberación, López aseguró que la muerte de sus colegas fue a manos de los rebeldes y por una confusión debido a que una unidad guerrillera llegó sin avisar al campamento donde se encontraban y fue confundida con una patrulla del ejército. López agregó que como la instrucción de los mandos insurgentes era matar a los rehenes en caso de percibir una posible llegada de militares, entonces dispararon a sus colegas pensando que se trataba de un intento de rescate oficial. Reiteró que no vio nada, sino que oyó las ráfagas de tiros y que sólo dos semanas después, guerrilleros rasos le comentaron la confusión que hubo entre las dos unidades rebeldes que desembocó en la muerte de los 11 diputados. Dijo que se salvó "por un milagro de Dios" porque días antes había sido separado del grupo, a unos 50 metros y colocado detrás de una "pared" de ramas de palma, debido a que fue castigado por un comandante rebelde al tener una discusión sobre el trato que recibían, con groserías y palabras soeces, lo que López recriminó. "Hoy día podemos decir, 'le ganamos a la adversidad'...eso fue un milagro", agregó, destacando que apenas pasó la confusión de los tiros, preguntó a un rebelde sobre la suerte de los otros legisladores y le dijeron que se los habían llevado a otro lugar por la llegada del ejército, lo que creyó inicialmente. Narró que la soledad y el tedio del secuestro le llevó a considerar el suicidio, pero que ni siquiera lo intentó al pensar en su familia. "No, no lo intenté, pero si lo trabajé (la idea del suicidio) a nivel reflexivo...decidí vivir", aseguró.

Descarga la aplicación

en google play en google play