Escúchenos en línea

Lugo destituye a jefes de Ejército y Armada tras acampada

Asunción. EFE. | 20 de Mayo de 2009 a las 00:00
El presidente de Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, relevó este miércoles a los comandantes de Ejército y de la Armada y al jefe de un cuartel militar que entre el 6 y el 10 mayo pasado albergó un congreso juvenil de grupos de izquierda de varios países suramericanos. Lugo ordenó la destitución del general Alfredo Machuca como comandante del Ejército y en su lugar designó al general Juan Óscar Velázquez, quien hasta ahora se desempeñaba como jefe del Gabinete Militar de la Presidencia, según el informativo número 18 del Comando de las Fuerzas Militares. Machuca, sindicado como el oficial que autorizó la realización del 6 al 10 de mayo del II Campamento Latinoamericano de Jóvenes por el Cambio, que reunió a más de un millar de varios países en la sede del Comando de Ingeniería, "quedó a disposición del Comando en Jefe", ejercido por Lugo. El empleo de ese recinto para el campamento de los jóvenes, que colgaron iconos socialistas y comunistas en el frontis del edificio, fue duramente criticado por la oposición, que incluso ha considerado ese acto como causal de juicio político al jefe de Estado. Los relevos también alcanzaron al jefe del Comando de Ingeniería, coronel Felipe Santiago Cañete, quien fue reemplazado por el coronel Roberto Miguel Bareiro, y se expandió además a la Armada, cuyo jefe, contraalmirante Rubén Valdez, cedió el cargo al contraalmirante Claudelino Recalde, según el texto oficial, entregado a Efe. Valdez, en su carácter de jefe interino de las Fuerzas Militares, había declarado a la prensa que el ingreso de miles de jóvenes fue autorizado "por orden del presidente Lugo", quien a su regreso de Brasil, donde estuvo esos días de visita oficial, desmintió que hubiera autorizado la acampada. Posteriormente, Lugo afirmó que no se trató de un congreso de tinte político, sino de "un acto pluralista de diferentes grupos, partidos y movimientos sociales de la región" al reunir a más de 1.000 paraguayos, 150 argentinos, 67 bolivianos, 9 brasileños y 3 uruguayos, según los organizadores. El gobernante también reconoció que la entidad que controla la hidroeléctrica paraguayo-argentina Yacyretá aportó 98 millones de guaraníes (más de 19.000 dólares) para solventar la logística del congreso juvenil, al argumentar que le está permitido hacerlo. Sin embargo, el director paraguayo de la hidroeléctrica, Carlos Cardozo, repuso ayer esos recursos de su pecunio personal en medio de denuncias aireadas en la prensa de otros presuntos malos manejos administrativos. El congreso juvenil en un cuartel causó malestar entre los legisladores de la oposición en el Senado, que esos días consiguió aprobar una petición al presidente Lugo para que explique por qué fue usado ese predio para "un congreso político". Además, el senador del oficialista Partido Democrático Progresista Alberto Grillón consideró que los ministros de Emergencia Nacional, Camilo Soares, y de la Juventud, Karina Rodríguez, quienes apoyaron el encuentro, deberían renunciar, ya que, según el legislador, perjudicaron la imagen del jefe de Estado.

Descarga la aplicación

en google play en google play