Escúchenos en línea

Lugo admite que quiere llevar adelante una consulta popular

Asunción. AFP. | 9 de Junio de 2009 a las 00:00
El presidente Fernando Lugo admitió este martes que analiza con sus asesores llevar adelante un referéndum o consulta popular para establecer el nivel de aceptación o rechazo de los poderes del Estado, incluído el Ejecutivo. "Estamos analizando la posibilidad de llevar a delante un gran referéndum amplio de los tres poderes. ...Nos encantaría que nos dijeran en qué estamos fallando", dijo el gobernante en conferencia de prensa, al confirmar un adelanto realizado por un portavoz el lunes. El ex obispo católico izquierdista que gobierna Paraguay desde agosto de 2008 negó que su intención sea disolver el Parlamento de mayoría opositora. "Disolver el congreso es inconstitucional, ilegítimo, no democrático. (En cambio) el referéndum es para mejorar nuestra gestión pública en beneficio de las grandes mayorías del país". "Yo quiero fortalecer un proceso participativo donde no solamente uno acude al ciudadano en tiempos electorales. Es para demostrar que no es mero depositario de votos sino que participa, sugiere y que nosotros somos ejecutores de sus propuestas. Queremos realizar un gran referéndum", explicó. Sin embargo, un llamado a disolver el Congreso fue proclamado el domingo por el fiel adherente de Lugo en la cúpula eclesiástica, monseñor Melanio Medina, prelado católico de Misiones. Un líder campesino leal al jefe de Estado, Elvio Benítez, anunció por otra parte que reunirá en julio 100.000 personas para realizar una marcha sobre la capital paraguaya y exigir la renuncia de la cúpula judicial al tiempo de advertir al legislativo opositor. Los opositores coincidieron en que Lugo volvió con más ímpetu izquierdista desde su retorno el domingo de La Habana, Cuba. El opositor senador Orlando Fiorotto, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado dijo que Lugo "tiene en mente llevarnos hacia otros modelo de vida, en detrimento de nuestros afanes democráticos". "Ya mintió a Dios, ya mintió al pueblo paraguayo y ahora ¿qué más podemos esperar", apuntó aludiendo al reciente escándalo que envolvió al gobernante quien fue obligado a reconocer un hijo de 2 años, procreado cuando aún se desempeñaba como obispo. Los opositores, que ejercen mayoría en las cámaras de senadores, de diputados, así como en el Poder Judicial y el Tribunal Superior de Justicia Electoral, acusan al Ejecutivo de querer instalar el modelo chavista de gobierno.

Descarga la aplicación

en google play en google play