Escúchenos en línea

Vuelo brasileño en tercera semana de búsqueda

Río de Janeiro. Agencia AFP. | 14 de Junio de 2009 a las 00:00
La búsqueda de los restos del Airbus de Air France y los cuerpos de 228 víctimas en el oceáno Atlántico llega el lunes a su tercera -y posiblemente última- semana, con la prioridad ahora puesta en encontrar las cajas negras y avanzar en la investigación de qué ocurrió. El drama del vuelo AF 447 Rio de Janeiro-París, desaparecido entre Brasil y África la noche del 31 de mayo al 1 de junio, aún no fue explicado aunque la presencia de sondas de velocidad defectuosas en el avión levantaron las primeras alertas. Hasta la noche del sábado unos 49 cuerpos habían sido recuperados por barcos de Marina de ambos países, lo mismo que piezas importantes del avión, como un fragmento de la parte trasera. La Fuerza Aérea Brasileña informó el domingo que el número de restos humanos rescatados por los navíos brasileños era 43 y no 44, como había anunciado anteriormente. Otros seis cuerpos se encuentran en una fragata francesa que también participa de las búsquedas. Los primeros cuerpos ya han sido transportados a Recife, en el litoral nordeste de Brasil, donde serán examinados por un equipo de médicos para su identificación. Los pedazos del Airbus, expuestos en un enorme hangar en la base áerea de Recife, sugieren que la caída fue súbita y que no habría habido una explosión a bordo, según la opinión de expertos consultados por la prensa brasileña. El emisario especial del gobierno francés para las familias de las víctimas, Pierre-Jean Vandoorne, se reunió con varios de esos familiares el sábado en Rio de Janeiro. "Su preocupación principal es recuperar los cuerpos y comprender las causas de la catástrofe", dijo a la AFP el embajador francés, que el domingo tenía previsto viajar a Recife para reuniones con los militares brasileños que realizan las operaciones de búsqueda en el océano. Al cabo de dos semanas la flotilla franco-brasileña continúa 'peinando' una enorme zona en alta mar a 1.350 km de Recife. Sin embargo, después de unos primeros días en que los marinos afirmaban navegar "en medio de un mar de pedazos", estos últimos se hicieron más raros, y posiblemente se fueron hundiendo o resultaron dispersados por las corrientes marinas. Los militares brasileños comenzaron ya a mencionar el fin de la búsqueda, que continuará "por lo menos hasta el 19 de junio", según dijo el brigadier Ramon Cardoso. En tanto, la búsqueda de las dos cajas negras, que posiblemente están a unos 3.500 m de profundidad, se debe intensificar. El submarino nuclear francés "Emeraude" comenzó a patrullar la zona donde habría caído el avión, esperando que sus sonares ultrasensibles capten las señales que dos grabadores de vuelo emiten durante un mes. Otras dos naves aportadas por Francia deben también trabajar con dos "pingers locators", sonares instalados en un cable de kilómetros de extensión prestados por el ejército estadounidense. El navío francés de exploración submarina "Pourqoi pas" también llegó a la zona de búsqueda, con un submarino y un robot. Cuando faltan pocos días para el Salón Aeronáutico de Bourget, el drama llevó a la empresa europea Airbus a asegurar que el modelo A330 es "uno de los más seguros jamás construidos". Air France también debió acelerar el reemplazo de sus sondas Pitot, instrumentos de medición de velocidad en vuelo, en sus modelos Airbus A330 y A340, bajo la presión de los pilotos y luego de varios incidentes en 2008 ligados a fallas en esos dispositivos. Después de haber indicado "incoherencias" en la velocidad medida por esas sondas en el avión desaparecido, la Oficina de Investigación y Análisis (BEA, en francés), encargada de las investigaciones, afirmó que no existe "ningún vínculo establecido" entre esas sondas y la tragedia. Los directivos de EADS y de Airbus apelaron este domingo a la "prudencia" a la hora de buscar la explicación del accidente. "Lo que ocasiona tal accidente es una convergencia de causas diversas", declaró Louis Gallois, presidente ejecutivo de EADS, casa matriz del constructor aeronáutico europeo Airbus, en un seminario organizado este fin de semana. "No sabemos si los Pitot (las sondas que permiten medir la velocidad durante el vuelo) tuvieron algo que ver en el accidente, nadie lo sabe", dijo Gallois, refiriéndose a unas declaraciones del director general de Air France-KLM, Pierre-Henri Gourgeon. Gourgeon dijo este jueves que no está "convencido de que las sondas sean la causa del accidente" del vuelo AF 447.

Descarga la aplicación

en google play en google play