Escúchenos en línea

Captura en frontera mexicana a sospechosos de matar a agente de EU

Chula, Vista, California, EU. Agencia LaVoz.com. | 26 de Julio de 2009 a las 00:00
Los investigadores federales intensificaron la búsqueda de los responsables de la muerte de un agente de la Patrulla Fronteriza en el sur de California, mientras las autoridades mexicanas tenían detenidas a cinco personas presuntamente implicadas en el homicidio. La coordinación de la Policía Federal de México en el estado de Baja California informó que cuatro sospechosos fueron arrestados el sábado en la ciudad fronteriza de Tecate y dijo que son presuntos miembros de una banda traficante de indocumentados. Un grupo de 21 inmigrantes fue encontrado con los cuatro cuando fueron capturados. Los cuatro son dos hermanos y dos taxistas, quienes presuntamente trabajaban para ellos, dijo el coordinador de la Policía Federal en Baja California, Elías Alvarez Hernández. La policía confiscó cuatro armas durante las detenciones. Alvarez Hernández dijo en rueda de prensa que uno de los cuatro dijo a la policía que otro hombre, que fue detenido el viernes con una pistola calibre 9 mm, es quien disparó al agente Robert Rosas. La policía municipal de Tecate hizo la detención del viernes. Medios locales de comunicación identificaron al arrestado como Ernesto Parra Valenzuela. La Policía Federal identificó a los capturados el sábado como José Quintero Ruiz, de 43 años, y su hermano José Eugenio Quintero Ruiz, 49, y los taxistas José Alfredo Camacho, 34, y Antonio Valladares, 57. La policía no especificó las evidencias contra los cuatro y sólo mencionó la existencia de factores que los vinculan con el homicidio. El FBI dijo por su parte que los organismos policiales "siguen varias pistas" en Estados Unidos y México, aunque se abstuvo de responder a las llamadas telefónicas hechas el sábado en busca de detalles. Los investigadores dijeron que han notificado a los hospitales de ambas partes de la frontera para alertarles de la posibilidad de pacientes con heridas de bala sospechosas o no justificadas. Rosas, de 30 años, fue muerto el jueves por la noche cuando respondió solo a una presunta incursión fronteriza cerca de Campo, una aldea situada en una zona agreste en el sudeste del condado de San Diego. Fue atacado con un balazo en la cabeza y otro en el tórax y había fallecido para cuando llegaron los refuerzos, dijo Keith Slotter, agente especial encargado de la oficina del FBI en San Diego. Las autoridades federales temen que las batallas de los carteles de la droga en México podrían llegar a Estados Unidos, especialmente contra los agentes de las fuerzas policiales. Slotter dijo que los investigadores no descartan la posibilidad de que Rosas fuera asesinado por narcotraficantes o incluso traficantes de indocumentados. El embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, dijo que las autoridades mexicanas cooperaban en el caso. "Este es un trágico ejemplo de la violencia que seguimos enfrentando en nuestra frontera común mientras el presidente (Felipe) Calderón continúa haciendo retroceder al crimen organizado transnacional", dijo Sarukhán el sábado en un comunicado. El embajador indicó que el caso enfatiza "la necesidad de que nuestros países sigan trabajando como socios plenos para garantizar la protección y la seguridad de quienes viven en ambos lados de nuestras comunidades fronterizas". Los investigadores dijeron que la sangre derramada en el lugar del tiroteo indica que por lo menos un sospechoso resultó herido de gravedad, quizá de bala. Por lo pronto desconocían cuántos disparos fueron hechos, si Rosas abrió fuego o cuántas armas se usaron. "Todo es posible. Definitivamente no puedo decir si tal número de personas disparó o el agente Rosas hizo disparos o no. Quiero decir, es demasiado temprano en la investigación para decir eso con alguna certeza", afirmó Slotter. Las autoridades informaron que al menos otro agente en el lugar escuchó disparos después de que Rosas se dirigió a atender el llamado, y que después Rosas no pudo ser contactado por su radio. Rosas fue el primer agente de la Patrulla Fronteriza que muere en un tiroteo en más de una década, según el organismo The Officer Down Memorial Page Inc., que da seguimiento a los casos de policías caídos mediante información de las fuerzas del orden. Otro agente, Luis Aguilar, fue arrollado intencionalmente por un hombre que huía al volante de un Hummer con drogas en enero del 2008. Rosas, con tres años en la Patrulla Fronteriza, deja un hijo de 2 años y una niña de 11 meses, dijo Richard Barlow, responsable interino del sector de la institución en San Diego. "Mis pensamientos y condolencias están con la familia del agente Rosas y de sus compañeros agentes en este momento difícil", dijo la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, en un comunicado. "Su muerte es un vívido recordatorio de que estamos enfrascados en una acción seria para tener segura nuestra frontera y de que miles de agentes de la Patrulla Fronteriza y otros empleados del Departamento de Seguridad Interna arriesgan sus vidas todos los días por proteger y defender a nuestra nación". Según The Officer Down Memorial Page, 108 agentes de la Patrulla Fronteriza han muerto en el servicio desde 1919. Los disparos son la causa principal con 30 fallecimientos, seguidos de accidentes viales y aéreos. El FBI ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a la detención y condena del o los asesino.

Descarga la aplicación

en google play en google play