Escúchenos en línea

García pide calma ante ataques en selva Perú, reforzará medidas

Lima. Reuters. | 7 de Septiembre de 2009 a las 00:00
El presidente peruano, Alan García, pidió este lunes calma ante la reciente escalada de ataques de remanentes de Sendero Luminoso en la selva peruana, que en las últimas dos semanas dejó cinco soldados muertos, y afirmó que se reforzará la estrategia en la zona. La semana pasada, una seguidilla de ataques de rebeldes de Sendero Luminoso que actúan en alianza con el narcotráfico avergonzaron al Gobierno y a los militares; que perdieron tres soldados, un helicóptero, armas y hasta debieron abortar una operación de rescate ante los disparos de la guerrilla. Dentro del mismo Gobierno, funcionarios de alto nivel pidieron que se declarara zona de combate al Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), una boscosa región en el centro sur del país en la que se han concentrado los rebeldes. Sin embargo, García precisó que "declarar un estado de sitio, por ejemplo, que es lo que en la Constitución más se parece a lo que llamaron zona de combate (...) significa primero nacionalizar una situación y mostrar al Perú ante el mundo como que estuviera en la situación del Líbano de 1980". "Haríamos un inmenso favor a los que matan uno para aterrorizar a 100.000 (...) haríamos un inmenso favor dando saltos desesperados y al vacío, piano (suave), tranquilidad, calma, serenidad, confianza en las fuerzas armadas", agregó a periodistas. El martes pasado, rebeldes hirieron a tres soldados en la zona del VRAE y, al día siguiente, derribaron a un helicóptero militar cuando se disponía a aterrizar para rescatarlos, matando a tres soldados y elevando a ocho la cifra de lesionados. Los remanentes de Sendero recrudecieron sus golpes en lo que se presupone fue una represalia a un choque registrado a fines de agosto -que según el Gobierno dejó al menos dos soldados y cuatro rebeldes muertos- cuando las fuerzas de seguridad intentaron capturar a uno de sus líderes. Aunque catalogó al asunto como "una amenaza permanente", García aseguró que en la víspera "se tomaron algunas resoluciones respecto a la estrategia de despliegue territorial, al trabajo de inteligencia presencial humana y electrónica, y la necesidad de hacer algunas adquisiciones". "Es un trabajo de paciencia, este es un trabajo en el que no hay que perder la calma y hay que mantener la presión sobre los terroristas", afirmó. El Gobierno lanzó en agosto del 2008 una ofensiva en el VRAE en un intento por contener un rebrote de violencia en la zona, pero hasta el momento el saldo asciende a cerca de 40 militares muertos. Además, pese a que ha dicho que la guerrilla ha sufrido bajas aún no ha dado una cifra exacta. Perú enfrentó durante dos décadas una sangrienta lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso, en la que murieron o desaparecieron unas 69.000 personas, según cifras oficiales. Durante su apogeo, Sendero Luminoso empuñaba una ideología maoísta y buscaba instaurar un Estado comunista en Perú. Pero tras la captura en 1992 de su líder, Abimael Guzmán, el grupo se ha convertido en aliado del narcotráfico que le provee armas, municiones y alimentos en el segundo productor mundial de cocaína.

Descarga la aplicación

en google play en google play