Escúchenos en línea

Lula se ofrece a facilitar diálogo en negociaciones paz en Oriente

Jerusalén. DPA. | 15 de Marzo de 2010 a las 00:00
El presidente brasileño Lula da Silva sugirió este lunes en un histórico encuentro con el presidente de Israel, Shimon Peres que es necesaria la contribución de nuevos países en el inicio del diálogo para la paz entre israelíes y palestinos. Lula hizo referencia a la contribución que podría hacer Brasil en el proceso negociador como facilitador del diálogo, confirmó a DPA una fuente cercana a la delegación brasileña, la primera en viajar a Cercano Oriente en 134 años tras la visita del emperador Pedro II en 1876. Haciendo referencia al carácter pacífico que el pueblo brasileño ha demostrado a lo largo de su historia, Lula afirmó que no conoce "otro pueblo u otro país en el planeta que ame y ejerza tanto la paz como Brasil". Así, de forma indirecta, Lula llamó a Peres a abrir la puerta a nuevos países que podrían contribuir a los esfuerzos de paz de Estados Unidos, la Unión Europea y el Cuarteto. Shimon Peres dijo por su parte que "no queda mucho tiempo" para seguir contemplando una posibilidad de paz con sus vecinos árabes y en concreto con el pueblo palestino y afirmó que la contribución del presidente brasileño sería "bien recibida". Lula llega a Israel en un delicado momento para las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos tras el anuncio de Israel de ampliar una colonia judía en Jerusalén Este, zona árabe de la ciudad, con la construcción de 1.600 casas, un día después de que Estados Unidos anunciase la voluntad de ambas partes de iniciar un diálogo indirecto. El anuncio llegó además en medio de la visita del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, lo que despertó fuertes reacciones de la Administración Obama, a las que Lula tenía intención de sumarse en su visita a Israel. Peres se refirió hoy a esta cuestión como una "crisis" y añadió: "No dejaremos que ninguna crisis detenga el proceso" para el comy Lula trataron de las relaciones bilaterales entre Israel y Brasil, que pasan por un buen momento, a pesar de las tensiones en torno a una de las cuestiones más polémicas para el gobierno israelí, el desarrollo del programa nuclear iraní, sobre el que ambos mantienen postura diferentes. Mientras Israel trata de ganar adeptos en el Consejo de Seguridad de la ONU para imponer sanciones inmediatas contra el régimen iraní de Mahmud Ahmadineyad, Brasil, miembro no permanente del Consejo, se opone a cualquier sanción antes de agotar la vía de la negociación y el diálogo. Para ello viajará a Irán el próximo 15 de mayo, aunque el viceministro de Exteriores israelí, Danny Ayalon, aseguró de nuevo hoy que su gobierno tratará de convencer a Brasil para que cambie su postura. Lula acudió junto a una delegación de unos 70 empresarios brasileños a un seminario empresarial Brasil-Israel. Acompañado de su ministro de Exteriores, Celso Amorim, y de su ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, Lula abordó también los últimos detalles para la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre el Mercosur e Israel, que facilitará en los próximos meses los intercambios comerciales entre ambas partes y reducirá las barreras arancelarias. Acto seguido se reunió con la líder del partido de la oposición Kadima, Tzipi Livi, y tiene previsto intervenir en el Parlamento israelí, la Knesset, donde se encontrará con el primer ministro, Benjamin Netanyahu. El martes, tras una visita al museo del Holocausto en Jerusalén, Yad Vashem, el presidente brasileño se trasladará a los territorios palestinos y se encontrará con el primer ministro palestino, Salam Fayyad, y el presidente, Mahmud Abbas, en la ciudad de Belén. Lula se quedará a dormir en Belén, en un gesto inusual por parte de los líderes de gobierno internacionales, que no suelen pernoctar en los territorios palestinos. El miércoles se encontrará de nuevo con Abbas en la ciudad de Ramallah, desde donde partirá en dirección a Jordania para volver a Brasil el jueves.

Descarga la aplicación

en google play en google play