Escúchenos en línea

Peruana implicada en espionaje telefónico denuncia presión

Lima. La Voz.com. | 14 de Abril de 2010 a las 00:00
Una implicada clave en el caso de interceptación telefónica conocido como de los "petro-audios", que sacudió al gobierno el 2008, afirmó que fue presionada por la policía y fiscales, y denunció que hubo manipulación de las pruebas que le fueron incautadas. Las revelaciones al diario El Comercio las hizo Giselle Gianotti, analista de la empresa Business Track, que interceptó comunicaciones que salieron a la luz pública en octubre del 2008 revelando la existencia de presuntos negociados en la licitación de lotes petroleros a favor de la empresa noruega Discover Petroleum. En medio del revuelo que causaron las denuncias este miércoles, al ser publicada la entrevista a Gianotti tras concluir el periodo de reserva judicial, el presidente Alan García cuestionó la lentitud de las investigaciones y pidió celeridad al poder judicial para esclarecer el caso. "¿Por qué el Poder Judicial se demora tanto en investigar, determinar y cuestionar a los sindicados para averiguar quien pagó (el espionaje telefónico)? ¿y para verificar si en el caso de la concesión de un lote petrolero durante este gobierno hubo delito, hubo procedimientos preparatorios o hubo tentativa?, se preguntó en una declaración pública a la prensa. Agregó que el país debe conocer "quiénes son los delincuentes individuales o empresas que han contratado esos servicios que violan la Constitución y los derechos humanos de todos los que han sido escuchados". En la entrevista, Gianotti dijo que Jorge del Castillo, jefe del gabinete cuando estalló el caso, y prominente figura del partido oficialista APRA, así como el ex ministro aprista Hernán Garrido Lecca, buscaron presionarla a través de fiscales para que culpe del espionaje telefónico al gerente general de la empresa Petro-Tech, William Kallop, y a su gerente legal Alberto Varillas, esposo de una periodista que criticó duramente al gobierno por el caso de los petroaudios. Además Gianotti dijo que también el general de la Policía Miguel Hidalgo, entonces jefe de la Policía Antidrogas, la visitó cinco veces durante su reclusión para presionarla, y le ofreció la libertad si accedía a acusar a Petro-Tech. La mujer manifestó que como se negó, fue acusada por asociación ilícita para delinquir y enviada a prisión. "Si hubiera hecho lo contrario, estaría procesada, pero sin el delito de asociación ilícita y no hubiese ido a prisión", aseveró. Gianotti fue detenida en enero del 2009 y estuvo en prisión hasta diciembre pasado, cuando se le concedió la libertad con comparecencia restringida. Gianotti afirmó que los cuatro dispositivos de memoria USB y tres computadoras que le fueron incautados cuando fue arrestada han sido manipulados. En los USB dijo que existían audios de conversaciones y correos electrónicos de "muchas personas, políticos, empresas", y que en carpetas, referidas al tema de petróleo, figuraba el nombre de del Castillo. Señaló que cuatro meses después de ser detenida, durante una diligencia judicial, se percató que "los USB que estaban allí no eran míos". Además dijo que las tres computadoras que le fueron incautadas en la etapa policial, corrían en el sistema Linux "y ahora increíblemente corren en Windows". Del Castillo sostuvo que las acusaciones de Gianotti son "una sarta de mentiras" y las atribuyó a una venganza porque lo culparía a él de su reclusión. "Me menciona, no dice en qué sentido, 'sí, había un archivo de del Castillo vinculado a petróleo', ¿en qué tono?, ¿en qué contrato?, ¿qué cosa dije? Eso es falso, absolutamente falso, porque yo no tengo nada que ver en el tema petróleo en lo absoluto", dijo del Castillo entrevistado por Radioprogramas. La investigación a del Castillo por el caso petroaudios fue archivada por la fiscalía. El general Hidalgo por su parte, negó que hubiera visitado a Gianotti cuando se encontrada recluida. "El general Hidalgo no ha tenido ninguna participación durante el proceso de la investigación. No hablé con ella", afirmó. El poder judicial no se ha pronunciado sobre los señalamientos de Gianotti. El caso de los petroaudios causó en octubre del 2008 una seria crisis en el gobierno de García que provocó la renuncia de del Castillo y del gabinete en pleno. Más de un año y medio después de destaparse el caso, sin embargo, no se ha avanzado en identificar a los autores del espionaje industrial, ni se ha desentrañado el nivel de involucramiento de entidades o personas del estado en prácticas de tráfico de influencias y corrupción.

Descarga la aplicación

en google play en google play