Escúchenos en línea

Cae represor boliviano que estuvo prófugo por 17 años

La Paz. La Voz.com. | 6 de Mayo de 2010 a las 00:00
La policía boliviana capturó a un antiguo capitán del ejército condenado en 1993 a 30 años de prisión sin derecho a indulto por el asesinato de líderes políticos izquierdistas durante la última dictadura militar en Bolivia. Freddy Quiroga Reque, de 70 años, y prófugo de la justicia desde hace 17, fue detenido el miércoles en un barrio residencial de La Paz, informó este jueves el viceministro de Gobierno, Gustavo Torrico. Quiroga era jefe de Inteligencia del Ministerio del Interior y comandaba grupos de represores durante el golpe militar de julio de 1980 encabezado por el general retirado Luis García Meza, actualmente condenado a 30 años de presidio en un penal de una ciudad vecina de La Paz. El juez José Ayaviri dijo que leerá este jueves la sentencia al detenido antes de enviarlo a ese mismo penal para que comience a cumplir su condena. "El señor Quiroga ha sido condenado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto y le leeremos la sentencia", dijo Ayaviri. El ex capitán fue condenado por los delitos de genocidio y alzamiento armado por su participación en el asesinato de ocho dirigentes izquierdistas en enero de 1981 en un barrio de La Paz. El casó pasó a los anales como "masacre de la calle Harrington". Los dirigentes políticos del Movimiento de izquierda Revolucionaria (MIR) se encontraban en una reunión clandestina cuando civiles armados al mando de Quiroga irrumpieron en la casa y acribillaron a los opositores. Sólo una mujer salvó la vida. Quiroga será enviado al penal de Chonchocoro en las afueras de La Paz donde también cumple su condena Luis García Mesa y el coronel retirado Luis Arce Gómez ex ministro del Interior de ese régimen y también condenado a 30 años de presidió sin derecho a indulto por los mismos delitos. García Mesa, de 81 años, cumple su sentencia en el penal de Chonchocoro desde que fue extraditado de Brasil en 1995. Arce Gómez, de 71 años, está en el mismo penal desde julio del año pasado cuando fue deportado de Estados Unidos tras cumplir una sentencia de 18 años de cárcel por tráfico de cocaína. El penal de Chonchocoro en la ciudad de El Alto es la cárcel de máxima seguridad. Está a 3.900 metros de altitud. El mes pasado el propio ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, denunció ante los medios de prensa que García Mesa tenía una celda de lujo con gimnasio, un sauna personal, televisión y teléfono fijo. La celda fue descubierta de manera casual durante una requisa y fue desmantelada. García Mesa no estaba presente porque buena parte del tiempo está internado en una clínica militar donde es tratado de múltiples enfermedades.

Descarga la aplicación

en google play en google play