Escúchenos en línea

España reconoce desinterés europeo en América Latina

Madrid. PL. | 6 de Mayo de 2010 a las 00:00
El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, reconoció este jueves el desinterés mostrado por la Unión Europea (UE) hacia Latinoamérica, en vísperas de una cumbre entre ambas regiones. "Hay que decir la verdad: las cosas no van bien entre América Latina y la UE, no van a la altura de la ambición y de las expectativas y del potencial que existe entre ambas", confesó el canciller, según la agencia estatal de noticias EFE. Moratinos se expresó en esos términos durante la apertura del VI Encuentro de la Sociedad Civil de la UE y América Latina y el Caribe (ALC), organizado en el marco de la presidencia semestral española del bloque comunitario. En su opinión, los europeos, aparte de Portugal, España y un poco Italia, han estado en los últimos años ignorando a América Latina, al centrar su atención en otras zonas del mundo. Puso como ejemplo el hecho de que en las reuniones de los responsables de Exteriores de las dos áreas geográficas, las cuales se celebran todos los años, apenas asistan una media de siete ministros de las 27 naciones miembros de la Unión. Eso significa que no ha existido un verdadero interés por parte del llamado viejo continente hacia los países latinoamericanos, remarcó Moratinos. Pese a referirse a esa desidia, el jefe de la diplomacia del país ibérico vaticinó que la VI Cumbre UE-ALC, fijada para los días 17 y 18 del corriente mes en Madrid, será histórica y marcará un punto de inflexión en los vínculos birregionales. Señaló que la UE empieza a despertarse e interesarse por Latinoamérica, ante la necesidad de abordar en común retos como la lucha contra el cambio climático. "Lo que tenemos que hacer en Madrid durante la cumbre es demostrar y consolidar que ese nuevo interés no se va de nuevo a difuminar y a perderse en falta de actuaciones y de relaciones", subrayó. Aseguró que la sexta edición del foro UE-ALC no será uno más y concluirá con resultados y un programa de trabajo para dar continuidad al período de dos años que hay entre cada encuentro. Ante los rumores sobre la inasistencia de algunos jefes de Estado y de gobierno, el canciller español confió en que la cita cimera contará con la práctica totalidad de los líderes de los 60 países convocados (33 latinoamericanos y 27 europeos). En cambio, no confirmó si el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, estará entre los asistentes, después de que al menos una decena de mandatarios suramericanos amenazó con ausentarse de la cumbre si participa ese gobernante centroamericano. La mayoría de los dignatarios integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) rechazó el golpe de Estado del pasado 28 de junio en Honduras y desconocieron al gobierno (de Lobo), surgido de unas elecciones que consideran ilegítimas. Durante una cumbre de UNASUR, efectuada el pasado martes en Argentina, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, anunció la cancelación de su participación en el encuentro en protesta por la decisión del gobierno español de invitar a Lobo. La postura de Lula fue respaldada, entre otros, por sus homólogos de Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Descarga la aplicación

en google play en google play