Escúchenos en línea

ONU afirma que AL se recupera de la crisis mejor de lo previsto

Naciones Unidas. EFE. | 26 de Mayo de 2010 a las 00:00
Las economías latinoamericanas se han recuperado de la crisis con mayor solidez de lo previsto, gracias en parte a la demanda de sus materias primas, lo que permitirá que crezcan un 4% en 2010 y un 3,9% en 2011, según un informe de Naciones Unidas divulgado este miércoles. El documento, titulado "La situación y perspectiva de la economía mundial en 2010", que actualiza los pronósticos presentados en el mes de enero por el organismo mundial, dibuja un panorama relativamente positivo para la región dentro del contexto de la crisis global. "La actividad económica en Latinoamérica y el Caribe se ha recuperado con más firmeza de lo que se esperaba", afirman en el apartado dedicado a la región los autores del informe. Por ello, elevan el pronóstico de crecimiento del conjunto de la zona para este año al 4%, un 0,6% más de las cifras de avanzaron a principios de 2010, y apuntan a un crecimiento similar para 2011, que sería del 3,9%. Estos datos, resaltan los economistas de la ONU, contrastan con la contracción del 2,1% que experimentó la actividad económica latinoamericana el año pasado tras el derrumbe de los principales mercados financieros en septiembre de 2008. "Tras la leve recesión que sufrieron varias economías suramericanas en 2009, se produjo una fuerte recuperación en el último trimestre de ese año gracias a los altos precios de las materias primas y el incremento de las exportaciones", indica el documento. Por países, los economistas de la ONU señalan que la economía de Brasil, la mayor de la región, crecerá este año un 5,8% por la fuerte demanda interna. En cambio, pese al aumento de los precios del petróleo, consideran que la recuperación en Venezuela seguirá siendo "lenta" debido al impacto que los cortes en el suministro eléctrico han tenido en la producción, así como a la "tenue" demanda del sector privado. México, Centroamérica y los países del Caribe también están en el camino de la recuperación, pero en sus casos el crecimiento se ve moderado por el lento restablecimiento de las exportaciones de la zona a Estados Unidos, según la ONU. También les afecta la reducción de la actividad turística, uno de los sectores más importantes para muchas de estas economías, así como la débil recuperación del consumo privado interno, agrega el organismo mundial. Por ello, aseguran los economistas del organismo, México crecerá un moderado 3,5% en 2010 y podría tardar dos años en recuperar las dimensiones que tenía antes del estallido de la crisis financiera. Por su parte, las economías del Caribe crecerán un 2,1% en 2010, un 0,4% menos de lo previsto por la ONU el pasado enero, y un 3% en 2011. El organismo mundial no augura cambios en la política monetaria de la mayoría de los países de la región, ya que espera que la inflación permanezca bajo control hasta el final de este año. Asimismo, advierte de que las restricciones fiscales, producto de los déficit del año pasado, limitarán la capacidad de numerosos países para estimular de nuevo sus economías con dinero público. Al mismo tiempo, el informe resalta que algunas economías regionales necesitan recuperarse con más ímpetu si quieren reducir los índices de desempleo, por lo que serían "cruciales" nuevos estímulos fiscales, particularmente en Centroamérica. El documento aborda también el impacto del recorte de fondos que los países desarrollados destinan ahora a la asistencia oficial al desarrollo, que en 2009 ascendió de forma global a 119.600 millones de dólares, pero es inferior a la prevista de 150.000 millones para 2010. Esa reducción afecta a los países receptores, en especial a aquellos en los que esa asistencia representa "una parte considerable de los ingresos de los gobiernos", y señala que en el caso latinoamericano esa situación ha puesto a los países de menores ingresos (Bolivia, Honduras y Nicaragua) "sustancialmente por detrás a la hora de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio" (ODM). "Los Gobiernos de Bolivia, Honduras y Nicaragua necesitarían gastar de forma extraordinaria entre el 1,5 y el 3,5 de su PIB anual para lograr esos objetivos en educación, salud y servicios básicos entre 2010 y 2015", recomiendan los expertos.

Descarga la aplicación

en google play en google play