Escúchenos en línea

Valenzuela: el crimen amenaza cada vez más estabilidad de AL

Washington. EFE. | 27 de Mayo de 2010 a las 00:00
El secretario de Estado adjunto de EE.UU. para América Latina, Arturo Valenzuela, advirtió este jueves que el crimen "amenaza cada vez más la estabilidad" de la región, por lo que destacó la importancia de la cooperación trasnacional. En la sesión inaugural del primer diálogo entre EE.UU. y el Caribe sobre la cooperación en materia de seguridad, una iniciativa promovida por el presidente Barack Obama en la Quinta Cumbre de las Américas, Valenzuela dijo que "solamente a través de la cooperación y la responsabilidad compartida" se conseguirá responder a los "desafíos de seguridad" que se enfrentan "en toda la región". Indicó que los desafíos en materia de seguridad, la principal preocupación de los ciudadanos, no son tradicionales, sino trasnacionales y el crimen, el tráfico de drogas y de armas, la violencia, la trata de personas y el terrorismo "amenazan cada vez más la estabilidad de la región". El diálogo, en el que participan representantes de alto nivel de los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) y la República Dominicana, además de países observadores, pretende ser un foro anual de debate en apoyo a la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI, por su sigla en inglés) que actuará sobre un marco de colaboración para mejorar la seguridad ciudadana en esa región. Valenzuela hizo una breve referencia a los disturbios que sufre Jamaica, en cuya capital, Kingston, grupos afines al presunto narcotraficante Christopher "Dudus" Coke se enfrentan a las fuerzas de seguridad para evitar su detención y extradición a EEUU. La ola de violencia en Kingston ha causado al menos 49 muertos. El secretario de Estado adjunto utilizó el ejemplo de Jamaica para enfatizar en que la cooperación y las alianzas "serán críticas para lograr" los objetivos comunes de derrotar el crimen. Indicó que para tener éxito en esta lucha se deben "encontrar maneras nuevas e innovadoras para colaborar y coordinar" una respuesta común. "Tenemos que compartir información de manera mejor y más rápida; tenemos que aprovechar nuestros conocimientos individuales, activos y recursos únicos de forma mucho más efectiva", señaló. Pero además de este tipo de cooperación, se debe solucionar las causas, la "raíz" de los problemas, lo que significa, dijo, crear una base para la prosperidad a largo plazo en la región para crear oportunidades, reducir la pobreza y fomentar la inclusión social. Más allá de la respuesta policial y militar, "debemos buscar la forma de incorporar a nuestros esfuerzos a todas las instituciones locales, nacionales y regionales, a organismos multilaterales y a la sociedad civil", acometer reformas en el sistema judicial, y aceptar que ningún país puede luchar solo contra estos desafíos, señaló. "Con una mayor participación una mayor coordinación podremos combatir mejor estas amenazas y al mismo tiempo mantener el pleno respeto a los principios democráticos y los derechos humanos", dijo. Los participantes en el diálogo, que se celebrará una vez al año, aprobarán una declaración de principios en la que prometen trabajar juntos para "reducir significativamente el tráfico de drogas", "avanzar en la seguridad pública", y "promover la justicia social". Además acuerdan impulsar un nuevo marco de cooperación con EE.UU., delineado en un documento de 9 páginas. En las reuniones previas también se ha elaborado un plan de acción para luchar contra el tráfico de drogas y armas, el lavado de dinero, la corrupción, la trata de personas, el crimen y la violencia, mejorar la seguridad fronteriza, combatir el terrorismo y las organizaciones criminales, prevenir desastres naturales, promover programas de prevención y reformar el sector judicial.

Descarga la aplicación

en google play en google play