Escúchenos en línea

Jamaica pide calma tras encarcelar a presunto capo Coke

Kingston. La Voz.com. | 23 de Junio de 2010 a las 00:00
Luego de que el mes pasado eludió una sangrienta ofensiva policial en su bastión, el presunto capo del narcotráfico en Jamaica Christopher "Dudus" Coke pidió consejo a un predicador y trató de entregarse a agentes estadounidenses, pero la Policía lo detuvo primero en un retén. Ahora, el jefe policial de la isla pidió calma y exhortó a los partidarios de Coke a que dejen actuar a la justicia. El mes pasado, un tiroteo entre efectivos de seguridad y sicarios leales al hombre que Estados Unidos considera uno de los narcos más peligrosos del mundo dejó 76 muertos. "Quiero exhortar a los familiares, amigos y simpatizantes de Christopher Coke que mantengan la calma", dijo el jefe de Policía Owen Ellington tras la captura del prófugo. La Policía "está tomando todas las medidas posibles para garantizar su seguridad y bienestar mientras siga bajo nuestra custodia", dijo Ellington el martes por la noche. Coke, de 42 años y quien enfrenta un juicio en Nueva York por tráfico de drogas y armas, aparentemente teme sufrir la suerte de su padre, un capo que murió en un incendio carcelario en 1992 cuando aguardaba extradición a Estados Unidos. Coke comparecería en la corte en las próximas 48 horas, dijo este miércoles el ministro de Información Daryl Vaz. Dijo que las autoridades no han podido confirmar un trascendido de que Coke no disputará su extradición a Estados Unidos. Ellington dijo que Coke fue detenido en un retén policial y agregó que otras "circunstancias del arresto son investigadas". Dijo que la policía actuó al recibir una denuncia. El reverendo Al Miller, un conocido predicador evangélico que facilitó la entrega del hermano de Coke semanas atrás, dijo a The Associated Press que Coke iba a Kingston a entregarse a las autoridades en la embajada estadounidense cuando la Policía detuvo su caravana en una carretera en las afueras de la capital.

Descarga la aplicación

en google play en google play