Escúchenos en línea

Presidente de Ecuador ratifica que son cuatro los muertos por intento de golpe

Caracas. TeleSUR | 2 de Octubre de 2010 a las 00:00
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó este viernes que la cifra de muertos por el intento de golpe de Estado de la víspera es de cuatro. "Cuatro vidas humanas y más de 40 heridos de gravedad, estoy profundamente triste, pero habrá que salir adelante", dijo el mandatario en una reunión que sostuvo esta noche con los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Correa señaló que entre las víctimas lamentables se encuentran: un estudiante universitario, un policía y dos militares. "Al estudiante le vaciaron el cráneo", indicó el mandatario, quien sostuvo que el funcionario policial era un escolta "dos militares que fueron a rescatar al Presidente". Además, señaló hay más de 40 heridos en la Fuerza Armada Ecuatoriana (FFAA), "algunos de gravedad", lamentó. "Ese es el costo de los desquiciados", que comenzaron una manifestación en contra de la ley de Servicios Públicos, que supuestamente elimina beneficios salariales. Más temprano, el ministro de Interior, Gustavo Jalkh, había dado esta misma cifra. En el acto de traspaso de la jefatura de la Policía Nacional, Jalkh confirmó la muerte de un militar, un policía y un civil en la intentona golpista de este jueves que mantuvo en vilo al pueblo ecuatoriano. "Está confirmada la muerte de tres personas: un militar, un policía y es posible que haya otro policía también, un estudiante'', informó Jalkh. Indicó que el civil fallecido era un estudiante de economía de la Universidad Central de 24 años de edad de nombre Juan Pablo Bolaños, cuya muerte no quedará en la impunidad. Un estudiante asesinado, Juan Pablo Bolaños, de 24 años, estudiante de economía (...) encontró la muerte pero no quedará en la impunidad, vamos a desarrollar todas las investigaciones (...) que ese sea el homenaje a Bolaños'', expresó. El mandatario ha sostenido, desde la entrada en vigencia de la Ley, que con ésta se evitan los abusos, aprovechamientos de bonos y sobresueldos, Subrayó que los efectivos de la Policía Nacional, antes de la llegada de la Revolución Ciudadana, ganaban unos 250 dólares. Ahora "el policía que menos gana, gana 700 dólares, sin necesidad de bonos". El mandatario subrayó que todas las acciones estaban coordinadas, puesto que la oposición del país ya había redactado un "acuerdo que para liberar al Presidente se debía firmar una amnistía (a favor de la Policía Nacional), derogar la Ley y ya había un grupo de apoyo a la policía". "Todo esto fue coordinado para generar caos en el país, una guerra civil y desestabilizar al Gobierno", reiteró. Correa, quien estaba acompañado de los cancilleres de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), agradeció a los presidentes y gobernantes por estar al pendiente de la situación. También manifestó su satisfacción a los países que tienen "claro que no fue una manifestación salarial", sino un intento de golpe de Estado, porque a su juicio los países que viven cambios sufren permanentemente conspiraciones. Sostuvo que existen personas que se oponen al cambio de Ecuador e insistió en que "no se trataba de una reivindicación gremial". En el principal regimiento de Quito, los policías con grupos de partidos políticos gritaban: "fuera el comunismo, fuera Chávez (Hugo, presidente de Venezuela) y fuera el Gobierno". Advirtió que no dejará en la impunidad los hechos y consideró que no se puede permitir que "decenas de criminales" hayan arremetido contra sus conciudadanos, "tendrán que ser identificados y fuertemente sancionados", acotó. Manifestó que en el cuerpo policial hay "muchos infiltrados y otros malos policías", que provienen de viejas administraciones corruptas. Los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) le expresaron al presidente de Ecuador, Rafael Correa, su incondicional apoyo después del intento de golpe de Estado. Los cancilleres coincidieron en felicitar al pueblo de Ecuador y a los ministros, quienes dieron la vida por la estabilización del país. También reconocieron la valentía del mandatario ecuatoriano, quien no se dejó manipular por los sectores que querían que firmaran el acuerdo de derogación de la Ley. Para lo que Correa respondió que no es "valentía, es mi deber" y resaltó las acciones de "mi seguridad, de mis ministros que los quisieron matar".

Descarga la aplicación

en google play en google play