Escúchenos en línea

Oposición en Argentina quiere mandar a jóvenes a los cuarteles

Buenos Aires. ABI | 7 de Octubre de 2010 a las 00:00
Docentes, intelectuales, organizaciones sociales y políticas y hasta las propias Fuerzas Armadas manifestaron su posición negativa a la iniciativa que pretende mandar a los jóvenes que ni trabajan ni estudian a hacer "servicio cívico" a los cuarteles. Ni la propia ministra de Defensa, Nilda Garré, se mostró conforme con esta iniciativa conocida como "Servicio Cívico Voluntario", que pretende que los jóvenes que no estudien ni trabajan vayan a los cuarteles de las Fuerzas Armadas: "es literalmente un disparate, ya que está totalmente descriteriado en cuanto a la solución que puede dar a jóvenes en situación de riesgo", sostuvo. La funcionaria señaló que el proyecto tiene muchos puntos oscuros y argumentó que "la finalidad con jóvenes que puedan tener problemas es educarlos, formarlos, hacer que terminen el secundario o que lo hagan, y actualmente más del 50% de los soldados voluntarios no tienen su secundario terminado, y las Fuerzas Armadas no fueron capaces de darle la finalización de la secundaria a pesar de que pasan 10 años por el Estado y el secundario es obligatorio". También recordó que la función de las Fuerzas Armadas es la defensa del territorio, la integridad de los recursos y las personas o la asistencia en catástrofes, "y este proyecto que pretende que se atienda a jóvenes en situación de riesgo desnaturaliza su función". La prestigiosa pedagoga y diputada nacional por el Frente Grande (aliado del oficialismo), Adriana Puiggrós, en una columna publicada hoy en el diario Página/12, también fustigó en duros términos al "servicio cívico". Escribió que "no coincide con ninguna teoría pedagógica, excepto que `la letra con sangre entra', agravado porque en este caso no se piensa en la letra y lo de la sangre es altamente inoportuno en nuestro país, que aún recuerda a los jóvenes que recibieron su dosis de reeducación desapareciendo en los campos de la dictadura". "Los autores del proyecto de Servicio Social Voluntario piensan de manera inversa al educador venezolano. Representan al sector que ha estado siempre en contra de la educación pública y a favor de un sistema meritocrático privado", apuntó Puiggrós. Y agregó "el proyecto denota un profundo desconocimiento de nuestros jóvenes". Un ataque potente al "servicio cívico" provino de la máxima entidad de maestros del país, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera): "es aberrante contradice todos los postulados de las nuevas normas de educación y es abiertamente segregatorio y discriminativo. Niega el derecho social a la educación a lo largo de toda la vida en igualdad de condiciones consagrado luego de largos años de lucha de la CTERA en la nueva ley de Educación Nacional". La Ctera informó además que hará llegar este posicionamiento a todos los diputados, a la espera que rechacen el proyecto aprobado en Senadores. Lo mismo hizo el Ministerio de Defensa.

Descarga la aplicación

en google play en google play