Escúchenos en línea

Periodistas bolivianos levantan huelga de hambre por ley contra el Racismo

Caracas. TeleSUR. | 18 de Octubre de 2010 a las 00:00
Los huelguistas aseguraron que levantaron su protesta, luego de 14 días de inanición debido a una solicitud hecha por la Iglesia Católica y para no perjudicar su salud, pero insistirán para que se modifiquen dos artículos de la Ley de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación. Dueños de medios de comunicación y periodistas de la ciudad de Santa Cruz (este) levantaron este domingo la huelga de hambre que mantenían en rechazo a la ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, promulgada el pasado 8 de octubre, pero intentarán recoger un millón 200 mil firmas para modificar algunos artículos de dicha normativa. "Hemos decidido levantar la huelga porque no queremos arriesgar nuestras vidas y porque el cardenal nos lo ha pedido y porque acatamos la voz de él, ahora nuestra meta es sobrepasar el millón 200 mil firmas", sostuvo la periodista Silvia Gómez. Los manifestantes, quienes se encontraban en la céntrica plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz, estaban en contra de los artículos 16 y 23 de la Ley de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, los cuales estipula sanciones para aquellos que incentiven el racismo y la discriminación. Gómez aseguró que los cruceños están demostrando el apoyo a ese sector y señaló que el gremio no dejará que se transgreda la libertad de expresión en el país, la cual supuestamente es afectada por el instrumento legal. Afirmó que podrán llegar al millón 200 mil firmas para cambiar estos dos artículos. "Proponemos alcanzar junto a la ciudadanía registros de un millón de firmas en todo el país para gestionar la iniciativa legislativa ciudadana y que promueva una ley corta para eliminar el artículo 16 y modificar el artículo 23 de la Ley contra el Racismo. Además planteamos demandar ante la justicia la inconstitucionalidad de los dos artículos cuestionados, de no prosperar esa acción elevaremos una denuncia ante organismos internacionales", remarca un comunicado de prensa emitido por los periodistas. Esta aseveración fue desestimada por el viceministro de Coordinación Gubernamental de Bolivia, Wilfredo Chávez, quien indicó en exclusivo para teleSUR que se ha malentendido estos dos artículos y que los medios de comunicación no correrán ningún tipo de peligro si no incurren en la discriminación y el racismo. Chávez sostuvo que "se garantiza la libertad de expresión y de opinión" con la nueva ley y que "el pueblo en general está en contra de conductas racistas". "Rechazamos que los propietarios de algunos medios de comunicación y algunos periodistas estén malinterpretando esta ley", dijo para teleSUR. Explicó que el artículo 16 de esta ley establece que nadie puede promover ideas racistas o de discriminación (…) y si algún medio incurra en este delito será sancionado económica y posteriormente se procederá a su clausura" temporal o permanente en caso de que repita esta acción. En este sentido sentenció que "el que promueve el racismo debe ser sancionado (…) y si alguien no lo hace puede estar absolutamente tranquilo" pues no tiene nada de qué temer. Finalmente calificó la solicitud de los 30 manifestantes que permanecieron unos 14 días de huelga de hambre como "bastante débil", pues no cuenta con un basamento lógico. Luego de que se presentaran dos bajas médicas, la Iglesia Católica solicitó suspender esa medida de presión. El pasado 8 de octubre el presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó su satisfacción por la aprobación de este nuevo estatuto porque busca reivindicar los derechos de los pueblos más desprotegidos de Bolivia. "Son más de 500 años de racismo y luego de 185 años de vida republicana, 184 de ser un Estado colonial y un año de ser un Estado Plurinacional, aprobamos una ley para acabar con el racismo y la discriminación", sostuvo posterior a la promulgación de la ley efectuada en el Palacio gubernamental. Esta ley fue pensada luego de que en el año 2008 un grupo de pobladores quechuas fueron brutalmente maltratados y humillados, por jóvenes radicales de derecha, por el simple hecho de que eran adeptos al presidente Morales. En esa oportunidad los campesinos fueron trasladados a la Plaza de Armas, de la ciudad de Sucre (sur), para ser obligados a pedir perdón de rodillas ante una multitud. Los artículos a los que las empresas de comunicación enfocan su rechazo son el 16, el cual dicta sanciones económicas e incluso el cierre de medios que publiquen ideas racistas y discriminatorias, y el número 23 que fija que los periodistas y dueños de medios de comunicación que sean acusados de incurrir en actos racistas no podrán contar con ningún tipo de privilegios al ser procesados.

Descarga la aplicación

en google play en google play