Escúchenos en línea

Correa llama a integración en aras de la supervivencia

Buenos Aires. Télam. | 3 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, instó este viernes a "transformar los Estados burgueses en Estados Populares" al recibir el Doctorado Honoris Causa de la UBA. Asimismo, el mandatario ecuatoriano afirmó que "no se resuelve la crisis global inyectando millones de dólares a la banca corrupta" y defendió la integración de la región como "un mecanismo de supervivencia". Correa hizo una fuerte defensa del proceso de integración en Sudamérica y renovó sus cuestionamientos a "la triste página neoliberal de tres décadas", durante un extenso discurso que dio en el acto en el que recibió . "América Latina vive un cambio de época; no se trata de emparchar el sistema, sino de cambiarlo después de tres décadas nefastas y de ausencia de ideas propias, que profundizaron las desigualdades", destacó el presidente ecuatoriano. Reveló, además, que en ese marco de acercamientos, los países de la región comenzaron a analizar la coordinación de políticas laborales y, puntualmente, salarios mínimos, para que "la competencia por inversiones no sea a partir de la mano de obra". Lamentó que en esas décadas de políticas neoliberales los países se convirtieron en "sociedades de mercado, en vez de sociedades con mercados", responsabilidad que atribuyó a "la trampa de los economistas", que despojan a la economía "de las relaciones de poder". Con todo, consideró que América Latina "tiene todas las capacidades para eliminar las desigualdades de los últimos años, para lo que se necesita una mejor distribución", que pasa -evaluó- por "progresividad en el sistema tributario, control a los mercados y proteción a los sectores más vulnerables". Correa llamó a "la izquierda boba" a no caer en "la trampa de la derecha que dice que los tributos son una carga, cuando son una solución colectiva a los problemas colectivos", y a "no satanizar la prosperidad ni hacer apología de la pobreza". Antes de su exposición, Correa recibió el título de Doctor Honoris Causa de la UBA, que le entregó el rector Rubén Hallú ante un colmado salón de actos de la Facultad de Derecho, que mostraba banderas de la Federación de Tierras y Viviendas (FTV), La Cámpora, los partidos Comunista y Socialista y el Peronismo Militante. Entre quienes escucharon a Correa -además de la decana anfitriona, Mónica Pinto- se contaron el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Perez Esquivel; la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el titular de la FTV, Luis D´Elía; y la cantautora Teresa Parodi. Correa reservó un párrafo para "la prensa corrupta y al servicio del statu quo". "Si no estuviéramos cambiando las cosas nos estaría aplaudiendo, pero si ladra es que que estamos haciendo algo", completó. Volvió, luego, sobre la crisis del sistema financiero, para reiterar que la salida no es "inyectar millones a una banca corrupta, sino retomar el control del mercado, que, controlado, puede ser un gran siervo, pero siempre será un pésimo amo". Correa exhortó también a los latinoamericanos a "ser muy críticos con nosotros mismos y más cuando somos gobierno", y juzgó que "si para los libertadores la integración de la región era un sueño, ahora es una necesidad de supervivencia". "América Latina parece haber entendido. Pero tenemos que cambiar la noción de desarrollo. Lo que hoy conocemos como desarrollo no es universalizable", expresó el mandatario, que vaticinó que al ex presidente Néstor Kirchner "la historia lo recordará como uno de los padres de la integración". Para Correa, "cuando toda América esté unida tendremos que explicarle a nustros hijos por qué no lo hicimos antes". El discurso del ecuatoriano fue varias veces interrumpido por aplausos y precedido por el Himno argentino, que Correa cantó casi como propio. "Alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina", "Olé olé, olé olé, yo no soy yanqui, no soy inglés: soy de Cristina de Correa y de Fidel", bajaba de las tribunas, antes de la marcha Los Muchachos Peronistas, que el mandatario saludó con los dedos en V. "La decana (por Mónica Pinto) me decía que les pidiera silencio yo. Y le dije que no tengo miedo a enfrentarme con policías armados, pero que sí me daba miedo pedirle silencio a estos chicos", bromeó, en referencia al intento de golpe de Estado que enfrentó el 30 de septiembre, durante el que se trasladó al cuartel que la Policía ocupaba.

Descarga la aplicación

en google play en google play