Escúchenos en línea

Colombia en estado de excepción por fuerte y cruento invierno

Bogotá. PL. | 8 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Colombia amaneció este miércoles en estado de excepción, luego que el Gobierno nacional declara la emergencia económica, social y ecológica, y la situación de desastre, para enfrentar las consecuencias de la ola invernal que azota al país. El anunció fue hecho la víspera por el presidente, Juan Manuel Santos, en una alocución en la que explicó las conclusiones a las que llegó el Consejo de Ministros, reunido en la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo). En ese encuentro, que se prolongó por varias horas, el Gobierno nacional evaluó las acciones a seguir para acelerar la atención a los casi dos millones de damnificados por las inundaciones y los deslizamientos ocasionados por las fuertes lluvias, asociadas a la temporada invernal. Agregó que con base a ese estado de excepción, el Estado adoptará las medidas que sean necesarias para atender la emergencia, tanto en el corto plazo, como en el mediano y largo plazo, trabajando en tres fases. "La primera se dedicará a la atención humanitaria, es decir, a salvar vidas y a dar albergue y comida a las cerca de 330 mil familias que hoy los requieren", puntualizó. La segunda -dijo- será una fase de rehabilitación para reparar las vías, escuelas, redes eléctricas y demás obras de infraestructura que puedan recuperarse. En tanto, "la tercera fase -que será la más grande y ambiciosa de todas- será la de reconstrucción, que implica levantar de nuevo todo aquello que esté destruido o inservible", añadió. El presidente afirmó que el Consejo de Ministros decidió adoptar estas medidas porque la emergencia superó la capacidad del Gobierno, a pesar de invertir a la fecha más de medio billón de pesos (más de 264 millones de dólares). Las necesidades desbordan nuestra capacidad económica y también la de los organismos especializados en la atención de desastres, admitió. Por otra parte, Santos anunció la creación de un fondo de calamidades al que se le destinará un billón de pesos (más de 528 millones de dólares) para atender con carácter urgente a los damnificados. Aseguró que el Estado no va a desamparar a las personas que perdieron sus viviendas, que tienen hambre y "que sufren la humedad de las lluvias y las inundaciones". Sostuvo que la prioridad del Gobierno es salvar vidas humanas, evitando tragedias como la ocurrida en Bello, en el departamento de Antioquia, y dar comida y refugio a los damnificados. El pasado domingo un alud de tierra sepultó en esa localidad a unas 124 personas, de las cuales los organismos de socorro han recuperado hasta el momento 36 cuerpos sin vida. Asimismo, informó que mañana instalará una "sala de crisis" para atender las solicitudes de gobernadores y alcaldes relacionadas con la emergencia invernal que vive el país. Dicha Sala -según explicó- permitirá que esas autoridades tengan una instancia en la que estarán representadas, al más alto nivel, todas las entidades nacionales con responsabilidades en el tema de atención y prevención de desastres. Hasta el momento el invierno en Colombia arroja 206 personas muertas, 246 heridos, 119 desaparecidos, dos mil 49 viviendas destruidas y 275 mil 569 averiadas, entre otros daños y afectaciones severas.

Descarga la aplicación

en google play en google play