Escúchenos en línea

Fernando Lugo despide contingente militar hacia Haití

Asunción. PL. | 19 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El presidente paraguayo, Fernando Lugo, despide el domingo a 100 militares paraguayos que trabajarán en la reconstrucción de Haití como parte de la misión de paz de las Naciones Unidades. La despedida está prevista en los predios de la Primera Brigada Aérea, donde el representante de la ONU en Paraguay, Lorenzo Jiménez, entregará el pabellón del organismo mundial al comandante de la compañía. Los uniformados fueron adiestrados por tres años en el Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz. El grupo de trabajo, que operará por primera vez bajo la bandera nacional, lo conforman 100 militares pertenecientes a la Armada, al Ejército y la Fuerza Aérea, y trabajará en la construcción de caminos, viviendas y perforación de pozos. Los militares paraguayos van proveídos con equipos ligeros y pesados como camiones, camionetas, retroexcavadoras y tractores. Haití sufrió un devastador terremoto el 12 de enero último con saldo de cientos de muertos y heridos, y pérdidas millonarias en infraestructura. El empobrecido pueblo haitiano sigue padeciendo las consecuencias del seísmo a casi un año del desastre natural, a lo cual se sumó una activa temporada ciclónica y un brote de cólera que cegó la vida ya a más de dos mil personas. A un mes de sucedido el terremoto, Paraguay creó una comisión permanente para evaluar las necesidades del empobrecido país caribeño y brindar ayuda solidaria en cuatro áreas específicas: Obras Públicas, Salud, Saneamiento y Agricultura. Ese comité lo integran los ministerios de Obras Públicas, Salud, Agricultura, Defensa y el Gabinete Social, además de voluntarios que han estado en el destruido país. En la Cumbre de la Unidad América Latina y el Caribe, de México, el presidente paraguayo, Fernando Lugo, manifestó que "no ayudar a Haití con considerables resultados es como no ayudar a un hermano en situación desesperante".

Descarga la aplicación

en google play en google play