Escúchenos en línea

Cadena perpetua para Jorge Rafael Videla en Argentina

Buenos Aires. TeleSUR. | 22 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El Tribunal Oral Federal número 1 de Córdoba, dictó cadena perpetua al represor Jorge Rafael Videla, acusado de cometer crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar. El juicio comenzó el 2 de julio y concluye con la sentencia a Videla, Luciano Benjamín Menéndez y otros 28 imputados, acusados por la muerte de 31 presos políticos alojados en la Unidad Penitenciaria San Martín (UP1), a quienes aplicaron la "Ley de Fugas" además de secuestros y torturas en contra de un civil y cinco miembros del entonces Departamento de Informaciones Policiales (D2), sindicados como infiltrados en las organizaciones revolucionarias en 1976. Al hacer uso de la última palabra, antes del veredicto, en la audiencia del martes, el ex dictador Videla reivindicó lo actuado por las Fuerzas Armadas durante el terrorismo de Estado e insistió en que fue "la sociedad argentina la principal protagonista del enfrentamiento bélico y la que ordenó a su brazo armado acudir en su legítima defensa". Videla dijo además que se consideraba un "preso político" y "un "chivo expiatorio", al tiempo que sostuvo: "No he venido a defenderme, este no es mi tribunal natural, asumiré bajo protesta la injusta condena y la he de ofrecer como un acto de servicio". "Me niego a aceptar el término de guerra sucia. Las guerras son justas o injustas. Acepto que cada guerra tiene su particularidad y la nuestra las tuvo, porque tuvo irregularidades", señaló y añadió: "yo no me atrevería a afirmar que esta guerra terminó". También aludió a una supuesta reunión privada que mantuvo un mes y medio antes del golpe de Estado con el fallecido dirigente radical Ricardo Balbín, "en la que me preguntó si frente a esta grave situación que vivía el país en esos momentos, íbamos a dar el golpe o no". Videla relató que ante la falta de respuesta de su parte, el dirigente radical le habría dicho: "Yo sabré compartir sus silencios" y señaló que en esos momentos le manifestó que "habíamos tomado contacto con dirigentes políticos y que teníamos la aceptación de algunos de ellos y Balbín me interrumpió y dijo: háganlo cuanto antes, evítenle al país una larga agonía". Las palabras del ex dictador provocaron el repudio de figuras del radicalismo, como la del titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz, quien calificó la declaración del represor contra Balbín como "grave" y "de una perversidad fenomenal”. En otro momento, el ex dictador hizo referencia al alegato del abogado de la querella, Hugo Vaca Narvaja, que comparó al proceso iniciado después del golpe de marzo del 76 con la Conquista del Desierto, encabezada por Julio Argentino Roca, al señalar que el letrado "se apartó totalmente de lo procesal, para realizar un peligroso revisionismo histórico que se aleja de nuestro estilo de vida". Al respecto, el abogado Vaca Narvaja sostuvo, en diálogo con Télam, que el hecho de que Videla "haya tratado mi alegato como un peligroso revisionismo y se haya manifestado nuevamente como custodio de los valores occidentales y cristianos, creo que habla bastante bien del trabajo que hemos realizado". En tanto, el premio Nobel de la Paz y titular del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), Adolfo Pérez Esquivel, quien asistió hoy a la audiencia 62 del juicio, sostuvo que la Argentina "avanzó más que ningún otro país" en relación a los juicios por violaciones a los derechos humanos, lo que dijo constituye una "muy importante decisión política del pueblo argentino". Pérez Esquivel sostuvo además que el juicio es "un avance importantísimo en el derecho de verdad y justicia, donde un Poder Judicial y la decisión política de avanzar en estos juicios va a establecer quiénes son los responsables de estos crímenes contra el pueblo y que esto no vuelva a ocurrir". "Esto sienta un precedente no sólo en la Argentina, sino a nivel mundial", completó Pérez Esquivel. A su vez, el represor Luciano Benjamín Menéndez afirmó hoy que "los argentinos sufrimos el asalto de los subversivos marxistas que por orden de la Unión Soviética y su sucursal americana, Cuba, querían someter al país a su sistema". Menéndez pronunció estos conceptos al hacer uso de su derecho a pronunciar sus últimas palabras antes de que el Tribunal Oral Federal 1 dicte sentencia esta tarde, en el juicio oral y público por delitos de lesa humanidad que se desarrolla en la ciudad de Córdoba y que lo tiene como principal imputado junto a Jorge Rafael Videla. "El propósito de los subversivos al declarar la guerra revolucionaria era asaltar el poder para instalar un régimen comunista y la Argentina se convertiría en un triste satélite de Rusia y dejaríamos de ser libres", dijo Menéndez, quien como Videla ayer, justificó el terrorismo de Estado. Menéndez, quien durante la dictadura militar se desempeñó como titular del Tercer Cuerpo del Ejército, agregó que "era la guerra peor, la más total de todas las guerras, la guerra revolucionaria; no era por un pedazo de territorio, sino que apuntaban al alma de nuestro pueblo para someterlo a un régimen despiadado y brutal". Las querellas, en sus alegatos, habían solicitado severas condenas para la mayoría de los imputados, al igual que los fiscales Maximiliano Hairabedián y Carlos Gonella, quienes entendieron que corresponde la prisión perpetua para Videla, Menéndez y los otros 14 acusados.

Descarga la aplicación

en google play en google play