Escúchenos en línea

Sugieren apurar preservación de cerro boliviano de la plata

La Paz. PL. | 3 de Febrero de 2011 a las 00:00
El ministro de Minería y Metalurgia, José Pimentel, sugirió este jueves acelerar un plan de preservación del boliviano Cerro Rico, famoso mundialmente por su cuantiosa reserva de plata, explotada por cinco siglos. El Sumaj Orcko, o cerro hermoso (en idioma quechua), es Patrimonio Cultural de la Humanidad -quizás por lo que aportó a la formación del gran imperio colonial español desde el siglo XVI-, pero también miles de familias viven todavía de sus riquezas. Pimentel recordó que, en virtud de ello, el Gobierno e instituciones del departamento sureño estudian desde el año anterior una posible solución integral al deterioro progresivo de la estructura geológica. Pero, después del derrumbe que abrió un boquete en la cumbre situada a casi cinco mil metros sobre el nivel del mar, es cada vez más difícil mantener la forma cónica del cerro, añadió. Es un problema antiguo, una preocupación porque el Cerro Rico es un patrimonio nacional, sin embargo sigue alimentando a miles de familias en Potosí, remarcó el ministro. Por esa razón, anticipó, cualquier acción que se asuma tiene que observar decisiones de tipo económico, pero también de carácter social. Pimentel reafirmó la complejidad del problema y aseguró que el Ministerio de Minería y Metalurgia no quiso implementar una intervención unilateral, por considerar necesario ver la integridad del asunto. Por un lado, está la necesaria preservación de la forma cónica del cerro y, por otro, es preciso buscar el modo de que los mineros que trabajan en él tengan un sustento, de acuerdo con el ministro. No obstante, descartó la posibilidad de declarar al Cerro Rico como patrimonio en riesgo, porque esto implicaría diseñar un plan de emergencia y adelantó que prevé viajar al lugar para concertar con las instituciones un plan tendiente a acelerar los estudios o evaluar alguna propuesta viable. En ese sentido destacó la iniciativa de la Universidad Tomás Frías y explicó que "no es tanto el estudio del yacimiento, sino el daño que sufrió en estos 500 años de explotación, para lo cual hay que entrar a todas las galerías, socavones y ver el grado de erosión y fracturas en la roca". Con esos datos podrán definir las zonas que no deben tocarse en el Cerro Rico, las que pueden salvarse y las que pueden ser explotadas y la mejor manera de hacerlo, enfatizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play